¿Por qué no puedo dormir? Patologías relacionadas

27.10.2017

La afirmación no puedo dormir es una de las que peores sensaciones nos genera. Y es que actualmente, ya sea por el ritmo de vida o por alguna afección, es una de las frases que más repetimos. Es por lo que hoy te explicamos cuáles son las patologías relacionadas con el insomnio.

por-que-no-puedo-dormir-patologias-relacionadas

¿Qué es el insomnio?

El insomnio es un trastorno habitual del sueño y se define como la dificultad para iniciar o mantener el sueño. Las personas que sufren de insomnio son aquellas que tienen dificultades para quedarse dormidas, es decir, para continuar durmiendo o para ambas cosas.

No puedo dormir: patologías relacionadas

A continuación presentamos los trastornos más comunes asociados a la afirmación, no puedo dormir:

  • Apnea del sueño. Esta enfermedad provoca el bloqueo temporal de la respiración en las vías respiratorias superiores durante el sueño. El resultado es una somnolencia severa diurna, depresión, cambios de humor e incapacidad para concentrarse durante las horas diurnas.
  • Trastorno de la fase retrasada del sueño. Hace que sea muy difícil despertarse por la mañana. Provoca que el cuerpo pierda su sincronización con las horas normales necesarias de sueño. El sueño se vuelve tan pesado que es casi imposible despertarse a tiempo.
  • Jet-Lag o desfase horario. El Jet-lag es una afección del sueño del viajero. Afecta al reloj interno del cuerpo causando interrupciones del sueño en una nueva zona horaria.
  • Trastorno de la fase de sueño avanzada. Ocurre cuando el reloj biológico se programa para levantarse antes de lo que debería. Afecta de forma más habitual a las personas mayores.
  • Narcolepsia. Se trata de uno de los trastornos del sueño más peligrosos. La afección provoca una disfunción en los mecanismos cerebrales que controlan el hecho de estar dormido o despierto. Esto causa que una persona caiga dormida de repente mientras está conversando, caminando, conduciendo, subiendo escaleras, trabajando, etc.
  • Trastorno del ritmo circadiano. Es una afección que programa el reloj biológico a 25 horas o más. Esta enfermedad a menudo está vinculada con invidentes debido a la ausencia de luz.
  • Síndrome de las piernas inquietas. Causa sensaciones de ardor, dolor, picazón, contracción y cosquillas en las extremidades inferiores cuando se duerme. Altera el sueño, sobretodo en pacientes de mediana edad. Con el fin de reducir sus síntomas los pacientes deben reducir el consumo de alcohol y cafeína.
  • Sonambulismo. Afecta a los niños en el sueño profundo, lo que provoca que el cerebro siga durmiendo pero que el cuerpo actúe como si estuviera despierto por cortos períodos de tiempo. Es un trastorno que la mayoría de los niños lo supera en la adolescencia.

Si no puedo dormir, ¿tengo algún tratamiento?

Una vez realizado un diagnóstico y conocida la tipología, podemos realizar algún tipo de tratamiento. En esta guía nos vamos a centrar en dos de ellos.

  • La terapia cognitiva conductual. Esta terapia puede servir para aliviar la ansiedad que se asocia con el insomnio crónico. Se centra en las ideas y las acciones que pueden alterar el sueño, además fomenta los buenos hábitos de sueño y usa varios métodos para aliviar la ansiedad que generan los problemas de sueño. Esta terapia puede consistir en hablar con un terapeuta de forma individual o en sesiones de grupo. También se centra en limitar el tiempo que podemos pasar desvelados en la cama. En este método se fija un horario de sueño.
  • Medicamentos. Para el tratamiento del insomnio es aconsejable acudir al médico para que nos prescriba el medicamento más adecuado. Entre los productos que se pueden adquirir para tratar el insomnio se encuentran aquellos que contienen melatonina, los suplementos con L-triptófano, la kava o los extractos de valeriana.

Recomendaciones de buenos hábitos para poder dormir

Si no puedo dormir, puede abordarse además con cambios higiénico-dietéticos. Esto significa que se puede tratar mediante algún tratamiento para dormir que no precise receta médica, incorporando algunos cambios en nuestros hábitos de vida.

Aquí ofrecemos una serie de posibles cambios de hábitos, que te pueden ayudar a sobrellevar el insomnio o incluso a aliviarlo completamente y recuperar así tu energía para afrontar la jornada.

  • Poca actividad antes de dormir. Aunque los beneficios de la educación física son muchos, es mejor no hacer ejercicio en las tres o cuatro horas previas a la hora de acostarse. Tampoco es recomendable estudiar justo en el momento de irse a dormir. También es importante no cenar en exceso para que el organismo no tenga que trabajar y pueda conciliar el sueño.
  • Alimentación. Es necesario que la última comida del día no sea muy abundante o grasosa por lo que recomendamos seguir una dieta equilibrada semanal. Esto puede provocar pesadez estomacal y por lo tanto dificultad para conciliar el sueño. Otro factor es ingerir líquido en abundancia antes de acostarse, lo que aumenta las ganas de orinar, necesidad que puede interrumpir el sueño.
  • Antes de dormir. Es aconsejable retirar del dormitorio los móviles, cerrar las ventanas para evitar los ruidos del exterior y bajar las persianas para que el exceso de luz no interrumpa el sueño. Además, se puede ventilar la habitación abriendo las ventanas minutos antes de acostarse.
  • A la hora de dormir. Debemos tratar de acostarnos todos los días a la misma hora. Es conveniente regular la intensidad de la luz y evitar la radio, la televisión u otros dispositivos que no contribuyan a crear un clima de relajación.
  • Técnicas de relajación. Aprender y practicar algunas técnicas de relajación y de respiración pueden ser de gran ayuda para tratar de conciliar el sueño y obtener un descanso reparador.

La Andulación

La tecnología de Andulación® es una gran aliada para aliviar los síntomas de la fibrositis. Es un tratamiento que actúa por todo el organismo y que combina vibraciones con calor por infrarrojos. Alivia el dolor y ayuda a mejorar el estado de salud en general, ya que relaja el sistema nervioso y mejora la circulación sanguínea. Desde aquí te invitamos a que la pruebes de forma gratuita.

Guia contracturas y dolor muscular

¿Por qué no puedo dormir? Patologías relacionadas
Vota el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *