Los nódulos reumatoides: qué son, cómo evolucionan y cómo se tratan

27.06.2017

La artritis tiene diferentes formas de manifestarse. Hoy en el blog de las personas que viven con dolor nos centraremos en una de ellas, los nódulos reumatoides.

Los nódulos reumatoides: qué son, cómo evolucionan y cómo se tratan
Los nódulos reumatoides se desarrollan en el 50% de los pacientes con artritis reumatoide. Prácticamente todos los pacientes con nódulos reumatoides dan positivo en la prueba del factor reumatoideo.

En nuestro artículo sobre artritis reumatoide, síntomas y tratamientos conocerás mejor esta afección.

¿Qué son los nódulos reumatoides?

Los nódulos reumatoides son protuberancias que se desarrollan en la piel cercana a las articulaciones. Su medida es de entre 1 a 5 centímetros de diámetro, de consistencia firme y no muestran inflamación en su superficie. Los nódulos reumatoides se componen por colágeno o tejido conectivo que se va acumulando con el paso del tiempo.

Su localización habitual se da en:

  • Los dedos de las manos.
  • Los codos.
  • Las rodillas.
  • Los pabellones auriculares.

Cuando estas protuberancias se desarrollan en las articulaciones distales (del extremo de los dedos) se denominan nódulos de Heberden. Por el contrario si se presentan en las articulaciones medias de los dedos se llaman nódulos de Bouchard. Es posible que su aparición en personas con artritis reumatoide pueda estar en relación con formas más agresivas de la enfermedad.

¿Por qué aparecen los nódulos reumatoides?

No es del todo conocida la causa concreta de su aparición. Estos nódulos reumatoides usualmente aparecen sin que haya habido una lesión previa, aunque en ocasiones pueden aparecer después de un golpe o traumatismo.

Suelen presentarse con más frecuencia en mujeres, de entre los cuarenta y los sesenta años de edad, existiendo un componente familiar asociado, lo que indica una tendencia hereditaria a desarrollarlos.

¿Cómo evolucionan?

Los nódulos reumatoides habitualmente aparecen primero en un dedo, pudiendo posteriormente presentarse en los otros. Se nota enrojecimiento súbito, hinchazón, dolor y aumento de sensibilidad en las articulaciones afectadas. En cambio, en otras ocasiones, las protuberancias aparecen gradualmente, con pocas molestias o dolor asociado. Las yemas de los dedos pueden percibirse como entumecidas, con sensación de hormigueo, y en algunas personas los nódulos pueden hacer sentir a la persona torpe a la hora de usar sus manos. Sin embargo, a pesar del dolor, la mayoría de las personas mantienen la funcionalidad.

Los nódulos tienden a desarrollarse en brotes durante las fases activas de la artritis. Se forman subcutáneamente  y a lo largo de las vainas tendinosas. Se localizan típicamente en puntos de presión, tales como en la superficie extensora del brazo, el tendón de Aquiles, el área isquiática, en las superficies flexoras de los dedos. Estas lesiones pueden desarrollarse gradual o abruptamente y están asociadas generalmente con algunos síntomas de inflamación.

Con el tiempo, los nódulos reumatoides a menudo desaparecen o involucionan.

¿Cómo se tratan los nódulos reumatoides?

Por lo general los nódulos reumatoides son asintomáticos. Entre los tratamientos más comunes se encuentran:

  • La biopsia del nódulo. Puede ser necesaria si el diagnóstico es incierto. Con el tiempo, los nódulos reumatoides a menudo desaparecen o involucionan.
  • Fisioterapia. En ocasiones son necesarios los ejercicios para mejorar el movimiento y para mantener las articulaciones tan flexibles como sea posible.
  • Analgésicos. Se utilizan para controlar el dolor y la inflamación será necesario tomar analgésicos o antiinflamatorios no esteroides (AINE).
  • Corticoesteroides. La inyección de corticosteroides en las articulaciones gravemente afectadas puede ser necesaria para reducir el dolor o el tamaño de la lesión. De todas formas, no suele conseguirse la desaparición por completo.
  • Extirpación quirúrgica. Finalmente y en casos extremos, cuando las lesiones están muy avanzadas y merman la calidad de vida del paciente, la extirpación puede ser valorable.

 

artritis

Los nódulos reumatoides: qué son, cómo evolucionan y cómo se tratan
Vota el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *