Obesidad y dolor de espalda

12.11.2018

En el post de hoy hablaremos de la obesidad y el dolor de espalda causado por esta patología.

obesidad y dolor

Exceso de peso

Uno de los problemas que agravan nuestra espalda es el exceso de peso. La columna vertebral sufre una carga extra y hace que su funcionamiento no sea el adecuado, ocasionando debilidad y molestias añadidas.

Si el peso de las estructuras de la columna vertebral es excesivo, esto ocasiona que el disco intervertebral rápidamente sufra un desgaste. A su vez, esto provoca una mayor probabilidad de riesgo y que pueda deformarse e incluso quebrarse.

Si este peso se mantiene en el tiempo, podría causar episodios de dolor forma frecuente y convertirse en crónicos.

El peligroso sedentarismo

Pero también tenemos otro factor que influye negativamente sobre la espalda: el sedentarismo.

La inactividad física provoca malformaciones en la musculatura. A su vez, esas malformaciones impiden que la musculatura se desarrolle de forma correcta y provoca debilidad muscular.

Finalmente, este proceso negativo termina en la aparición de contracturas.

Reducir la obesidad y el dolor de espalda

Estos son algunos consejos y recomendaciones para las personas que sufren obesidad y dolor de espalda

  • Para intentar reducir el dolor de espalda y su mal funcionamiento a causa de la obesidad, lo primordial es bajar antes de peso. Para esto deberíamos ir a un nutricionista o endocrino para que nos aconseje una dieta saludable y baja en grasas y alimentos preparados.
  • Se recomienda mantener una buena postura, al caminar y al estar sentado o trabajando. Cuando hay un exceso de grasa abdominal, se adoptan peores posturas y la espalda soporta mayor presión.
  • Las personas operadas de hernias discales tienen mayor riesgo de que esa patología se reproduzca otra vez. Y eso ocasiona, como es lógico, una salud vertebral y postural más deteriorada.
  • Hay que evitar permanecer muchas horas en una misma postura (de pie, sentados, acostados…). Lo ideal es alternar con varias actividades y posturas.
  • Ajustar el entorno a nuestras carencias. Es decir, ajustar la altitud de la silla, la iluminación de nuestro dormitorio o eliminar obstáculos que nos impidan realizar las tareas diarias.
  • Intentar mantener una actitud de tranquilidad interior. Si estamos nerviosos y estresado eso provocará mayor ansiedad que puede derivar en comer más de la cuenta.
  • Realizar ejercicio físico con moderación y adaptado a cada caso particular. El ejercicio ayuda a reforzar la musculatura y a controlar el sobrepeso. Las actividades más recomendadas son caminar, natación, pilates, yoga…

Tratamientos para aliviar el dolor de espalda

Cuando el dolor aparece, hay que elegir un tratamiento adecuado a nuestras características y a los resultados que puede dar.

  • Termoterapia. Se usa el calor en diferentes dispositivos para ayudar a relajar la musculatura y la zona afectadas.
  • Electroterapia. Tiene un efecto analgésico y de refuerzo de la musculatura debilitada.
  • Fisioterapia. Mediante la técnica manual se pretende relajar la musculatura, mejorar la circulación y reducir las contracturas.
  • Vibroterapia. Las vibraciones controladas ha demostrado su eficacia para el alivio del dolor en diferentes patologías musculo-esqueléticas.

Finalmente, queremos recordar que uno de los mayores errores frente al dolor de espalda es quedarse en reposo. Esto nos lleva a limitar la tarea diarias y hace que los músculos se debiliten, así lo que hacemos es producir más daño y dolor.

Lo más recomendable es controlar el sobrepeso y realizar ejercicio físico moderado. Dos recomendaciones que hay que combinar con una correcta postura y elegir el tratamiento que mejor nos vaya según nuestras necesidades.

De esta forma, conseguiremos reducir la obesidad y dolor de espalda.

Obesidad y dolor de espalda
5 (100%) 1 vote

2 opiniones en “Obesidad y dolor de espalda”

  1. Hola, esta genial este post
    Seguiré leyéndote, ah! Lo compartí con mis dos hermanas y mi grupo de enfermería *(jubiladas) que somos 15 …je je! 😊
    Besooooosss!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *