Osteocondritis costal: causas, síntomas y tratamiento

07.12.2016

¿Dolor en el pecho? Muchas veces esta intensa presión en el centro de la caja torácica no es signo de un ataque al corazón inminente sino de osteocondritis costal. Este trastorno se produce como resultado de una inflamación del cartílago en la zona donde las costillas se unen al esternón y produce un daño que aparece y remite, en ocasiones acompañado por hinchazón en la zona afectada.

Causas y síntomas de la osteocondritis costal

Pese a que todavía se desconocen las causas de la osteocondritis costal, existen algunos factores que pueden impulsar su aparición, siendo los más frecuentes:

  • Padecer de artritis.
  • Realizar ejercicio físico de alta intensidad, especialmente si está relacionado con el levantamiento o carga de pesos.
  • Haber sufrido algún tipo de traumatismo en el pecho.
  • Estar en proceso de desarrollo de alguna clase de tumor en la zona afectada.
  • Sufrir en contagio de ciertos virus o afecciones respiratorias, como la sífilis o la tuberculosis.

 

Quienes la padecen coinciden en sufrir síntomas como:

  • Dolor torácico en el área superior y media de las costillas a ambos lados del esternón.
  • Molestias en el abdomen.

En la mayoría de los casos, es común que los síntomas empeoren en tres circunstancias:

  • Cuando la persona se estira.
  • Al realizar respiraciones más profundas.
  • Con el movimiento de la zona afectada que se origina al girar cuello y/o cintura.

Lo habitual es que este dolor se desvanezca de la misma forma que ha llegado, aunque hasta ese momento pueden transcurrir días o incluso semanas. Durante ese periodo de tiempo se deberá tratar de procurar el bienestar del paciente, para hacerle más llevadero vivir con el dolor.

 

La osteocondritis costal tiene tratamiento

Mujeres y mayores son quienes tienen más probabilidades de sufrir de osteocondritis costal aunque, en todos los casos, esta patología puede tratarse.

El tratamiento variará en función de si se trata de un dolor crónico o no, de cuál sea la causa de origen del trastorno y de la condición física en que se encuentre el paciente. Anti-inflamatorios, otros tipos de analgésicos y, en algunos casos, esteroides son parte de los medicamentos empleados para tratar la osteocondritis costal.

Hay veces en que se considera oportuno complementar el tratamiento con fármacos antidepresivos o ansiolíticos, puesto que la convivencia con el dolor suele hacer mella en el estado de ánimo de quien padece este trastorno.

En este sentido, se suele recomendar instaurar ciertos cambios en el estilo de vida, sobre todo en el caso de pacientes crónicos. Entre las recomendaciones que el especialista puede prescribir se encuentran:

  • Evitar el sobreesfuerzo, especialmente en lo referente a levantamientos de cargas.
  • Moderar el entrenamiento, cuando el paciente suele salir a correr, como actividad deportiva habitual.
  • Aumentar el reposo.
  • Aplicar terapias calientes o frías.

Una vez terminado el tratamiento y reducido o eliminado el dolor, el paciente de osteocondritis costal puede aumentar gradualmente sus niveles de actividad anteriores. Es esencial asegurarse de que la recuperación es completa para no aumentar las probabilidades de debilitamiento del organismo.

 

explicar dolor cronico

Osteocondritis costal: causas, síntomas y tratamiento
4.4 (88.89%) 9 votes