Patologías 2.0: ¿Cómo afecta el uso de dispositivos móviles?

25.06.2019

Nadie tiene ninguna duda de la importancia de la tecnología en nuestro día a día. Pero de lo que tal vez no todo el mundo es consciente es de las consecuencias que tiene para nuestro cuerpo el uso excesivo de los dispositivos móviles.

El abuso de teléfonos móviles y tablets es una de las causas de que cada vez más personas tengan algún tipo de molestias en cervicales, espaldas y manos derivadas de ésto.

En el artículo de hoy os hablamos de cuáles son estas dolencias conocidas como patologías 2.0, aquellas derivadas del excesivo uso de los dispositivos móviles.

patologías 2.0

Uso excesivo de dispositivos móviles

Hemos llegado a un punto en el que utilizamos el teléfono móvil, la tablet o el ordenador a todas horas. Estamos más pendientes de una pantalla que de lo que está sucediendo a nuestro alrededor.

El uso constante del teléfono móvil afecta a varias partes de nuestro cuerpo, pero no nos damos cuenta hasta que aparece el dolor. Para entonces ya puede ser demasiado tarde, derivándose en patologías propias de malas posturas.

Algunas de estas dolencias que nos indican que algo no va bien son molestias en los brazos por una mala posición; dolor y rigidez en los dedos y en las manos, sobrecarga en los trapecios y alteraciones en la columna cervical.

Además, el uso de los aparatos tecnológicos hace que nos volvamos más sedentarios, y, como ya hemos dicho en numerosas ocasiones, realizar ejercicio de manera regular es esencial para mantener un estilo de vida saludable y prevenir la aparición de diversas enfermedades.

Cervicalgia

Una de las patologías más comunes entre las personas que pasan horas y horas enganchadas a los dispositivos móviles es la cervicalgia. Su principal síntoma es el dolor en la zona de la nuca, la parte alta de la espalda, e incluso la mandíbula y los hombros. También produce sensación de hormigueo, pérdida de movilidad en el cuello, dolor de cabeza o mareos.

Aunque se trata de una patología que suele afectar a personas de más de 40 años que trabajan muchas horas delante del ordenador, cada vez son más los adolescentes que acuden a la consulta médica con este tipo de dolencias.

El hecho de que el número de jóvenes entre 18 y 30 años con cervicalgia haya aumentado en los últimos años, hace que los médicos consideren esta dolencia una de las principales consecuencias de pasar muchas horas delante del ordenador o con el teléfono móvil o tablet.

Patologías 2.0

Pero la cervicalgia no es la única patología entre los adictos a los móviles. El creciente uso de estos aparatos electrónicos ha hecho que aparezcan nuevas dolencias derivadas de esto, conocidas como patologías 2.0:

Protuberancia occipital externa: esta anomalía fue descubierta por el Doctor David Shahar, de la Universidad de Sunshine Coast (Australia). Se trata de un pequeño bulto en la base del cráneo como consecuencia de la presión muscular a la que se somete el cuello inclinado. Esta protuberancia es más común entre los jóvenes de 18 a 30 años.

Cuello de Whatsapp o ‘Text Neck’: dolor debajo de la nuca y en las cervicales que aparece al tener mucho tiempo el cuello en flexión. Recibe este nombre porqué es la posición que adaptamos al enviar mensajes de texto con nuestros smartphones.

Pulgar atascado: lesiones en los dedos debido al uso progresivo de las articulaciones del pulgar.

Tenosinovitis estenosante: inflamación del tejido de los tendones del dedo pulgar. Este tejido es importante en la articulación de la muñeca y en la del dedo pulgar, el que usamos para escribir los mensajes de texto. Esta afección es común entre aquellos profesionales que fuerzan los dedos de las manos: guitarristas o pianistas, masajistas, o aquellos que se pasan el día escribiendo en el ordenador.

¿Cómo prevenir estas patologías?

Aquí te dejamos algunos consejos para reducir estas molestias provocadas por el uso excesivo de dispositivos móviles:

– Utilizar el teléfono sentado y con éste apoyado en el escritorio.

– Situar la pantalla del ordenador a la altura de los ojos.

– Usar almohadillas de descanso para el ratón.

– Darse automasajes.

– Realizar actividad física de bajo impacto (natación o pilates).

– Levantarse a estirar las piernas cada dos horas.

Descárgate esta guía gratuita sobre la cervicalgia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *