¿Qué es la poliartritis reumatoide?

15.12.2017

Enfermedades como la poliartritis reumatoide requieren de toda nuestra atención. Se trata de afecciones que pueden condicionar la vida de quien la padece. Es por lo que hoy en El blog de las personas que viven con dolor que hablamos de esta enfermedad de carácter reumático.

que es la poliartritis reumatoide

¿Qué significa poliartritis reumatoide?

La poliartritis reumatoide se trata de una enfermedad inflamatoria crónica (artritis), la cual afecta a varias articulaciones. Esta enfermedad provoca una inflamación de la sinovial, es decir, la membrana lubricante que recubre el interior de la cavidad articular. Es el organismo del paciente el que produce anticuerpos dirigidos contra los propios tejidos, lo que provoca una fuerte reacción inflamatoria.

Se calcula que la poliartritis reumatoide afecta aproximadamente al 0,25% de la población, con mayor incidencia en mujeres que en hombres. La edad media cuando se produce el diagnóstico se sitúa entre los 40 y los 50 años. En ocasiones afecta a menores de 15 años, es entonces cuando se habla de artritis crónica juvenil.

¿Cuáles son los síntomas de la poliartritis reumatoide?

Los primeros signos de esta enfermedad son los dolores articulares. Resultan ser particularmente fuertes al final de la noche de tal forma que pueden provocar un despertar nocturno, lo que conduce a una fuerte fatiga.

Los dolores vienen acompañados por una rigidez matinal que tiene una duración de al menos 30 minutos. Esta enfermedad evoluciona a impulsos de intensidad variable, durante los cuales el líquido se acumula en la membrana sinovial. Es por lo que las articulaciones se hinchan y duelen.

En resumen, los síntomas que identifican a esta enfermedad son:

  • Dolores específicos de tipo inflamatorio
  • Dolor que interrumpe el sueño durante la noche
  • Aparece el dolor por la mañana y se prolonga por 30 minutos
  • Rigidez e hinchazón en las articulaciones.

En general, los dolores se producen a ambos lados del cuerpo y afectan por lo menos a tres puntos:

  • En las manos. Puedes consultar el artículo “Osteoartritis” donde te damos a conocer la artritis de la mano.
  • Los dedos.
  • Los pies.

En la evolución de la poliartritis reumatoide se pueden sumar articulaciones y provocar dolor de rodilla, caderas, hombros, codos… Aunque todas las articulaciones pueden ser afectadas durante la evolución de la enfermedad.

Por su parte, los tendones pueden presentar una inflamación como también pueden aparecer nódulos sobre la piel. A estos nódulos se les denomina nódulos reumatoides.

La evolución natural de la enfermedad se caracteriza por crisis más o menos largas y de intensidad variable, alternadas con períodos de remisión. La enfermedad desaparece con el tratamiento aunque regresa cuando se deja. Se trata de una enfermedad que pocas veces se estabiliza.

Si quieres profundizar más en los síntomas de este tipo de afecciones, puedes hacerlo en en nuestro artículo sobre los síntomas de artritis reumatoide.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico de la poliartritis reumatoide debe realizarse según unos criterios muy concretos:

  • Observar rigidez de las articulaciones durante más de 30 minutos por las mañanas.
  • Seguir la evolución de los síntomas durante más de 6 semanas.
  • Se produce artritis en por lo menos 3 articulaciones de la mano.
  • Afección simétrica.

¿Cuáles son las principales causas?

Como sucede con la artritis, las causas todavía son desconocidas aunque se conocen varios factores de riesgo que favorecen la aparición su aparición:

  • Predisposición genética.
  • Ser fumador.
  • Una conmoción psicológica (divorcio, duelo…)
  • La obesidad.
  • Cambios hormonales como puede ser la menopausia.
  • Desajuste del sistema inmunitario.

¿Cuáles son los principales tratamientos de la poliartritis reumatoide?

La detección temprana de la enfermedad es especialmente importante ya que si el tratamiento se empieza lo suficientemente pronto es posible detener la progresión de la enfermedad.

Los tratamientos de la poliartritis reumatoide tienen el objetivo de aliviar los dolores, disminuir la inflamación, frenar la aparición de lesiones articulares, conservar la función articular así como mejorar la calidad de vida.

  • Tratamientos sintomáticos. No frenan la evolución de la enfermedad pero sí la sintomatología. Los anti-inflamatorios esteroideos (cortisona) y no esteroideos (AINE) reducen el dolor y la inflamación. Por su parte, los analgésicos alivian el dolor.
  • Los tratamientos de fondo. Se utilizan durante períodos prolongados con el objetivos de disminuir la evolución de la enfermedad. En este caso el reumatólogo escoge el más apropiado en función de la gravedad de la poliartritis, los antecedentes y las contraindicaciones del paciente.
  • Los tratamientos locales. Se recetan para prevenir la aparición de las deformaciones y aliviar los dolores. Los más comunes son infiltraciones de corticoides, ablación de la membrana sinovial (sinovectomía) y por último cirugía (prótesis, artroplastia o reparación de los tendones).

Según sea la evolución de la poliartritis, a veces es necesaria la intervención quirúrgica. Ésta puede consistir en la sustitución de la articulación dañada o de una sinovectomía. Ésta última consistente en una operación que elimina parcial o completamente la membrana sinovial afectada.

La tecnología de Andulación

Es un tratamiento que se utiliza principalmente para aliviar el dolor, mejorar el rendimiento y el bienestar del organismo. En su creación han participado científicos, médicos y universidades.

En el marco de los equipamientos médico y terapéutico, la tecnología de Andulación® se ha mostrado como un eficaz complemento para el tratamiento de dolencias músculo-esqueléticas y patologías crónicas como en este caso, la artritis y la artrosis.

La tecnología de Andulación y su dispositivo Andumedic®3 pueden ayudarte a mejorar tus síntomas de poliartritis y mejorar así tu calidad de vida.

artritis

¿Qué es la poliartritis reumatoide?
Vota el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *