Protusión discal: definición, causas, síntomas y tratamientos

12.05.2017

Algunas partes de nuestro cuerpo, por su extensión y funcionamiento están más expuestas al dolor. Es lo que te vamos a explicar hoy en el blog de las personas que viven con dolor, la protusión discal, qué es y qué tratamientos existen.

Protusión discal: causas, síntomas y tratamientos

La protusión discal, ¿qué es?

Consiste en el abombamiento de la “envuelta fibrosa” que rodea el disco intervertebral de la columna. El disco intervertebral sufre una deformación debido al envejecimiento, un golpe o un traumatismo, o por la sucesiva presión por malas posturas y hábitos.

Como ves, se asemeja a la hernia discal. Pues bien, la diferencia entre “hernia” y “protusión” es que se haya producido salida del contenido “hernia” o sólo deformación, sin salida de contenido “protusión”.

La columna vertebral está formada por vértebras que evitan golpearse y recibir golpes mediante discos intervertebrales. Estas estructuras del cuerpo humano son muy importantes para que no haya desgaste o deformación de cada vértebra que hace el conjunto de la columna. La función de los discos, también llamados “almohadillas intervertebrales” es que amortiguan el peso y dan estabilidad a la espalda.

Las protusiones discales son muy comunes en personas mayores de 40 años y existen de diferentes grados y localizaciones en todo lo largo de la columna vertebral. Algunas pasan desapercibidas y son detectadas en exámenes por otras patologías. Si no se recibe el tratamiento adecuado, es posible que puedan ir aumentando hasta terminar por romperse el disco vertebral. Es cuando en este caso pasa a convertirse en hernia discal.

¿Qué causa la protusión discal?

Como te hemos comentado, las protusiones discales aparecen normalmente por el envejecimiento de los discos. Así también debido a un traumatismo como un golpe fuerte en la espalda.

Los discos intervertebrales están formados por un anillo exterior fibroso que contiene y protege un núcleo gelatinoso llamado “núcleo pulposo”.

Es a través de los años y/o los esfuerzos que el anillo fibroso pierde elasticidad y resistencia. En este estado, el núcleo pulposo puede desplazarse del centro del disco dando lugar a una protuberancia o protrusión discal (“protusión discal”). 

Podríamos hablar de hernia discal (hernia de disco) si el anillo fibroso llegara a romperse dejando el paso libre al núcleo pulposo.

¿Qué tipos de protusiones existen?

Según la localización de las vértebras afectadas la protusión discal se denomina de diferentes formas:

  • Protusión cervical.
  • Protusión lumbar.

¿Se puede prevenir la protusión discal?

Como sucede con otras dolencias de espalda, la edad, la obesidad y la falta de actividad física o vida sedentaria son factores de riesgo. También la realización de deportes intensos o los trabajos de alta exigencia física.

Las molestias producidas por una protusión discal se localizan habitualmente en la zona cervical (cuello y espalda alta) y en la zona lumbar (espalda baja y riñones) y suelen acompañarse de contracturas musculares. El dolor puede irradiarse al brazo si el origen es cervical o a la pierna, si es lumbar.

Protusión discal: tratamiento

Esta patología del disco requiere de una serie de cuidados y tratamientos para evitar que empeore. Estos suelen ser masajes, cambio en los hábitos posturales frente al ordenador, en el trabajo, y ejercicios con estiramientos y de fuerza para aumentar la musculatura intervertebral que da soporte a las vértebras.

Los tratamientos más habituales son:

  • Masajes relajantes. Con el objetivo de mejorar la elasticidad.
  • Ejercicios con estiramientos en la espalda.
  • Potenciación de la musculatura asociada a la columna vertebral.
  • Modificación de la postura. Modificar tus hábitos posturales te ayudarán a aliviar el dolor.

Estos tratamientos para tratar y curar la protusión discal son llevadas a cabo a la vez. Es decir, que mientras se puede recibir tratamiento de fisioterapia también se debe comprender cuáles son los motivos y las causas que le han llevado a la deformidad del disco vertebral para así, evitar una degeneración mayor. Además, con la mejora de los músculos se conseguirá una calidad de vida que te acompañará muchos años.

En algunos casos también el especialista puede recomendar la utilización de algún tipo de analgésico para mejorar la recuperación.

Es muy importante realizar de forma habitual los ejercicios para fortalecer los músculos. Poco a poco sentirás menos molestias y podrás realizarlos por tu propia cuenta. Una tabla de ejercicios sencillos te será de gran ayuda para mejorar tu calidad de vida.

La terapia de Andulación para aliviar los síntomas de la protusión discal

La Andulación® basa sus efectos terapéuticos en dos tratamientos complementarios: la aplicación de calor por infrarrojos apoyado por unos suaves movimientos vibracionales.

El calor es un tratamiento utilizado por la medicina y la fisioterapia desde hace decenios. Si además controlamos el nivel de calor y lo dirigimos especialmente a la zona lumbar, al corazón del dolor radicular, el alivio que sentiremos será más efectivo.

Pero, además, si apoyamos la acción del calor con un movimiento suave de los músculos de la zona dolorida, conseguiremos que la presión que ejercen sobre el disco dañado remita al mismo tiempo que remiten las señales de dolor emitidas por ese nervio atrapado o pinzado.

Las sesiones de terapia con uno de los dispositivos médicos más apropiados para aliviar la inflamación muscular, el dolor y el resto de los síntomas asociados a una protusión discal: el Andumedic® 3 Home.

Tratar hernia discal efectivamente

Protusión discal: definición, causas, síntomas y tratamientos
5 (100%) 1 vote

4 opiniones en “Protusión discal: definición, causas, síntomas y tratamientos”

  1. yo tengo tres protrusiones y la verdad que cuando hago la rehabilitación que estoy alternando con el trabajo lo noto (el alivio y tal),,,pero claro cuando se vuelve a pasar el efecto pueeeeeeeess

    1. Hola Angelica, ¿ha probado la Andulación? Es una nueva tecnología muy efectiva para el alivio del dolor crónico de distintas patologías. Si lo desea, puede dejarnos su número de teléfono, y nos pondremos en contacto con usted para ofrecerle toda la información que necesite y una prueba gratuita en su domicilio sin ningún compromiso. Un saludo

        1. Hola Ana, claro, si nos facilita un número de teléfono nos pondremos en contacto con usted lo antes posible para organizar la visita en su domicilio. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *