Relación entre la diabetes y el sobrepeso

11.02.2020

En varias ocasiones hemos hablado en este blog sobre la alimentación y cómo afecta ésta en nuestra salud. Si no damos importancia a lo que comemos corremos el riesgo de sufrir sobrepeso. A su vez, éste puede hacer que aparezcan enfermedades como la diabetes tipo 2.

Por eso en el post de hoy te explicamos cuál es la relación entre la diabetes y el sobrepeso, así como algunos consejos para reducir la grasa abdominal.

diabetes

Diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2, o diabetes del adulto, se diferencia de la juvenil o tipo 1 uno en que no hay destrucción de células pancreáticas, sino que empieza con un efecto llamado ‘resistencia a la insulina’. El páncreas endocrino no trabaja bien porque la insulina no llega a los tejidos debido a la acumulación de grasa abdominal (visceral). Por el mismo motivo, tampoco se recibe información real de la glucemia (glucosa en sangre).

La obesidad y la diabetes son ya una epidemia difícil de frenar. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más del 80% de los españoles padece sobrepeso y más de 2 millones de personas sufren de diabetes y lo desconocen.

¿Cómo afecta el sobrepeso?

El sobrepeso es un factor de riesgo para la diabetes tipo 2, ya que la grasa visceral se localiza en el abdomen y, a diferencia de la grasa subcutánea es dura y blanca.

Según la OMS, los valores de referencia son de 88 cm de perímetro de cintura en mujeres y 102 cm en hombres. Las personas que exceden de estos valores corren tres veces más de riesgo de sufrir diabetes tipo 2.

La grasa abdominal afecta a otros órganos vitales como el hígado, el estómago o los intestinos, así como al tejido cardíaco, a la vez que contiene grandes cantidades de colesterol y triglicéridos, por lo que la diabetes tipo 2 se relaciona también un riesgo cardiovascular elevado.

A todo esto hay que sumarle una disminución de la capacidad cardiopulmonar, apneas del sueño, etc. Se trata de un círculo vicioso en el que el paciente no realiza ejercicio porque se ahoga, la medicación genera malas digestiones, las pautas de insulina provocan más aumento de peso si no hay un cambio considerable en la dieta o en los hábitos de vida, y el paciente tiene más apetito porque se siente cansado; además de los aspectos psicológicos como la sensación de incapacidad, el fracaso o la discriminación social hacia el obeso.

Todo esto se conoce como síndrome X o síndrome metabólico y no es necesario que la persona tenga niveles elevados de obesidad o sobrepeso, simplemente una mala distribución de la grasa.

¿Cómo reducir la grasa abdominal?

La intervención dietético-nutricional es imprescindible para la buena evolución de la patología, aunque la adherencia a la dieta suele ser baja. La prevención y la educación nutricional son determinantes.

A las personas diabéticas les cuesta más perder la grasa abdominal que a aquellas que no padecen esta enfermedad, por lo que es importante implementar tratamientos de pérdida de peso con un objetivo de perímetro de cintura.

Para empezar a reducir la grasa abdominal es conveniente realizar una dieta baja en calorías y complementarla con actividad física. Aquí te dejamos algunos consejos:

Desayuna temprano: el desayuno representa el 20% del total de consumo energético del día. Debe incluir proteínas, carbohidratos ricos en fibra, vitaminas y minerales.

Fracciona las comidas: lo ideal es realizar tres comidas principales y una o dos colaciones con espacios de 3 o 4 horas entre comida y comida. Si realizamos ayunos largos, el organismo entra en estado de alerta y cuando ingerimos alimento éste se almacena en forma de grasa. Comer poco pero frecuentemente ayuda a sentirnos satisfechos y acelera el metabolismo, quemando la grasa abdominal.

Ejercicio físico: Lo ideal para reducir la grasa abdominal es realizar actividades cardiovasculares: caminar, nadar, bailar o montar en bici. Estos deportes utilizan grandes grupos de masas musculares, que son grandes consumidores de energía.

Cómo decíamos, la combinación de unos buenos hábitos alimenticios y ejercicio físico es fundamental para reducir la grasa abdominal y así el riesgo de padecer diabetes tipo 2.

Conoce cuál es tu BDI

¿Quieres saber cuál es tu Body Dimension Índex (BDI) o Índice de Dimensión Corporal?

Primero tienes que saber cuál es tu perímetro de cintura. Para ello solo tienes que coger una cinta métrica y medir el perímetro siempre colocando la cinta a la altura del ombligo.

Una vez tengas el resultado, entra aquí y calcula cuál es tu riesgo cardiovascular.

Y si quieres saber más sobre el sobrepeso y cómo tratarlo, descárgate esta guía gratuita.

sobrepeso ebook 15

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *