Remedios para la artrosis contra el dolor y la inflamación

03.10.2016

La artrosis es una enfermedad crónica degenerativa muy extendida que afecta a las articulaciones. Al ir cumpliendo años, los cartílagos van perdiendo elasticidad y se desgastan, apareciendo el riesgo de sufrir artrosis, sobre todo en las manos, las rodillas, la cadera o la columna vertebral.

Remedios para la artrosis

Los remedios para la artrosis de los que te voy a hablar en este artículo del blog de HHP están pensados para reducir la inflamación y aliviar el dolor que sientes en las zonas afectadas.

Gracias a estos sencillos ejercicios y consejos muy pronto te sentirás mejor, con ganas de emprender y de disfrutar de las actividades de tu vida cotidiana.

Es probable que conozcas a alguien que sufra de artrosis; incluso puede que tú mismo tengas síntomas o que lleves tiempo lidiando con esta enfermedad. Probablemente, estés familiarizado con los primeros síntomas, que suelen ser avisos tenues e intermitentes de lo que, con el tiempo, se convertirá en una molestia más constante.

Es muy importante empezar a tratar la artrosis, afecte a la zona que afecte, lo antes posible. Como sucede con otras muchas patologías degenerativas, el diagnóstico precoz ayuda a tomar medidas que ralentizan el desarrollo tanto de la inflamación como del dolor.

Remedios contra la inflamación y el dolor

Dado que el dolor viene causado por la propia inflamación de los tejidos, lo primero que tenemos que hacer es controlarla y reducirla. Por supuesto, existen medicamentos que pueden ayudarte a combatirla. Sin embargo, como ya sabes si eres lector habitual del blog de las personas que viven con dolor, yo soy más partidaria de los remedios naturales y de incluir en la dieta alimentos con propiedades antiinflamatorias.

Alimentos contra la inflamación

Así que mi consejo es que empieces a incluir en tu dieta nuevos alimentos como el jengibre, esa raíz de origen oriental que puedes tomar en infusión o incluirla en alguna receta. La cúrcuma, que tanto se utiliza en la cocina hindú, también es un fantástico aliado contra la inflamación.

Entre los alimentos más comunes que no debes olvidar están también el pescado azul, -rico en omega 3-, el brócoli, las cerezas y, por supuesto, el muy mediterráneo aceite de oliva.

Las articulaciones en forma

El ejercicio moderado es también muy recomendable. Sobre todo, debes evitar los deportes de contacto o aquellos que te obligan a forzar en exceso las articulaciones. Es mucho mejor que te decidas por caminar un rato diariamente, dar paseos tranquilos en bicicleta, nadar o ejercitarte dentro del agua.

Si tienes oportunidad y vives o visitas con cierta frecuencia la costa, aprovecha las múltiples propiedades beneficiosas que tiene el agua del mar para los huesos y las articulaciones.

La práctica de yoga es muy interesante ya que es un tipo de ejercicio que fortalece la musculatura, mejora la elasticidad y reduce la rigidez sin ejercer violencia sobre las articulaciones.

Fisioterapia

El tratamiento fisioterapéutico suele ser muy efectivo para mejorar la movilidad de la articulación y reforzar la musculatura. El propio fisioterapeuta suele aconsejar sobre los ejercicios adecuados para paliar la inflamación.

Vibraciones y calor infrarrojo

La Andulación también es un tratamiento efectivo para aliviar la inflamación y el dolor asociados a la artrosis. Esta tecnología consigue paliar el efecto del desgaste de los cartílagos gracias a las vibraciones controladas y a la aplicación de calor en puntos concretos.

Estos remedios están pensados para tratar la rigidez articular y la inflamación, además de para combatir el dolor. Ahora voy a ser un poco más específica y voy a darte algunos consejos para tratar, en concreto, la artrosis de manos, la de rodilla y la de cadera, los tres casos más comunes.

Remedios para la artrosis de manos

Además de los alimentos que mencionaba más arriba, hay geles, pomadas y ungüentos que puedes aplicar directamente sobre la piel. Los remedios tópicos suelen incidir no sólo sobre la inflamación sino también sobre la circulación de la sangre. Entre los extractos naturales que tendrán efectos positivos sobre la movilidad de tus dedos y manos, están el alcanfor, la ortiga o el romero.

La aplicación de frío para disminuir la inflamación y de calor para relajar los músculos es un remedio tan antiguo como efectivo.

Las herramientas y utensilios que emplees, por ejemplo en la cocina, deben de ser los adecuados para intentar forzar lo menos posible la articulación afectada por artrosis. Lo mejor es que tengan el mango ancho y que pesen poco.

Ejercicios para las manos

Si puedes, cada mañana o un poco antes de acostarte, dedícale unos minutos a realizar ejercicios con las manos. Recuerda que no hay prisa y que es mejor que hagas los movimientos con cuidado y lentamente.

  • Estira y encoge los dedos, cerrando y abriendo el puño. Si te resulta más sencillo o menos doloroso, puedes hacerlo sobre una mesa, con las palmas apoyadas.
  • Dibuja una O con el pulgar y cada uno de los dedos de la mano.
  • Con las palmas boca abajo y los dedos juntos y estirados, separa los pulgares hasta formar un ángulo de 90 grados. Mueve los pulgares, desde esta posición, hacia delante, hasta conseguir un ángulo de 45 grados.

Estos ejercicios debes hacerlos en series de tres, repitiendo el movimiento diez veces por cada serie.

Remedios para la artrosis de rodilla

Tanto en el caso de la artrosis de rodilla como en el de cadera, es útil y aconsejable utilizar un bastón o muleta para descargar de peso a la articulación afectada por el desgaste del cartílago.

De nuevo, la aplicación de compresas de frío y de calor tendrán un efecto positivo sobre la inflamada articulación de la rodilla.

La hidroterapia es, probablemente, la forma más adecuada de hacer ejercicios cuando se padece de artrosis en la rodilla ya que el cuerpo pesa mucho menos en el agua y se fuerza lo mínimo la articulación. Simplemente puedes caminar dentro del agua o levantar la rodilla hacia el cuerpo y luego bajarla.

Remedios para la artrosis de cadera

Como en el caso de la rodilla, si se puede, se debe evitar el uso de escaleras, las largas caminatas y salir a correr o trotar. De nuevo, sírvete de algún tipo de apoyo, muleta o andador, para aliviar la carga que soporta tu cadera.

El agua salada, sea en el mar o en la bañera de casa –añadiendo sal marina-, tendrá un efecto muy beneficioso sobre tu dolorida cadera.

Con estos sencillos consejos y remedios te sentirás mucho mejor. Lo más importante es reducir la sensación de dolor para que tu vida cotidiana se vea afectada lo menos posible.

 

artritis

Remedios para la artrosis contra el dolor y la inflamación
4.3 (85%) 4 votes