Retención de líquidos: causas y tratamientos

09.10.2017

La retención de líquidos puede afectar a cualquiera de nosotros. Es por lo que hoy en el blog de las personas que viven con dolor profundizamos en este trastorno y te damos las claves para tratarlo.

retencion-de-liquidos-causas-y-tratamientos

Índice de contenidos de “Retención de líquidos: causas y tratamientos”

¿Qué es la retención de líquidos?

 

Concretamente el agua es entre un 65 y un 70% de nuestro cuerpo. Dos terceras partes de ese porcentaje se encuentran en el interior de las células, y el resto en el exterior.

Para mantener el equilibrio, el organismo dispone de un sistema que regula la filtración y la reabsorción de agua en el organismo. Sin embargo, a veces este sistema falla y el agua que se infiltra en los tejidos se acumula. Eso es lo que denominamos retención de líquidos. Se trata de un trastorno que afecta tanto a mujeres como a hombres.

¿Qué causa la retención de líquidos?

Las causas de la retención de líquidos pueden variar de una persona a otra. Concretamente las principales causas son:

  • El calor. Dilata los vasos sanguíneos y los deja más porosos. Esto favorece la salida del agua de los vasos e impide que los tejidos puedan absorber.
  • La inmovilidad prolongada, ya sea sentado o de pie.
  • Una alimentación rica en sal y/o pobre en proteínas. En este sentido, puedes consultar la dieta equilibrada semanal que recomendamos.
  • Un desequilibrio hormonal, durante el embarazo, los días previos a la menstruación o a la menopausia.
  • Algunos medicamentos. De forma particular los corticoides, los antihipertensivos, los tratamientos neurolépticos y los tratamientos hormonales.
  • Enfermedades. La insuficiencia venosa, renal o cardíaca alteran el sistema de regulación de fluidos y provocan edemas más o menos graves.
  • Una mala circulación sanguínea, que impide el proceso de absorción de líquidos.  

¿Cuáles son los síntomas de la retención de líquidos?

La retención de líquidos se manifiesta por una hinchazón de los tejidos. Generalmente afecta a los pies, los tobillos y las piernas.

La retención de líquidos se puede manifestar de diferentes maneras:

  • Aparición de edemas. Si  aparece una especie de bolsa que presiona la tibia, es que estamos reteniendo líquidos. En ocasiones, puede afectar al vientre o al rostro, también durante el periodo premenstrual, en que las mujeres sufren hinchazón abdominal, o como efecto de medicamentos como los corticoides, que dan ese aspecto de hinchazón.

Por otro lado, la aparición repentina de un edema es preocupante, ya que puede tratarse de una flebitis. Se trata de un coágulo de sangre que bloquea la circulación sanguínea. Suele aparecer, principalmente en las extremidades inferiores pero también puede afectar a otras venas del organismo. Si este coágulo se mueve por la circulación sanguínea, podría alcanzar el corazón y taponar la arteria pulmonar, lo que provocaría una embolia pulmonar. Se trata ésta de uno de los síntomas del dolor torácico atípico.

Si quieres conocer más sobre esta afección, puedes consultar el artículo, “¿Flebitis o quiste de Baker complicado?

  • Aumento rápido de peso. Otro síntoma de la retención de líquidos es un aumento de peso rápido e inexplicado, del orden de hasta 3 kilos en 24 horas.
  • Durante el embarazo. La retención de líquidos también es algo habitual en el embarazo. Hay que preocuparse si los edemas aparecen o crecen exageradamente en pocas horas. Esto podría ser el síntoma de una enfermedad hipertensora del embarazo, como la preeclampsia. Si este es el caso, hay que acudir al médico urgentemente, ya que estaría en riesgo la salud de la madre y del bebé.

Tratamientos para la retención de líquidos

Sin tener en cuenta las causas patológicas subyacentes, el tratamiento para la retención de líquidos se basa, esencialmente, en tomar medidas higiénico-dietéticas.

  • Alimentos. Las personas que padecen estos edemas deben tomar ciertas medidas, según la causa de la retención. Ciertos alimentos tienen virtudes diuréticas: la piña, la papaya, el pomelo o incluso la endivia, los espárragos, el apio y la alcachofa. Se aconseja además fraccionar las comidas para estabilizar la glucemia y evitar que el organismo sustituya el azúcar de las células por agua. Si la retención se debe a un exceso de sal, conviene reducirlo y evitar, los productos en conserva, los embutidos, los quesos curados y algunas aguas con gas.
  • Hidratación. Si el consumo de agua es insuficiente, hay que aumentarlo bebiendo todo tipo de líquidos (agua, té, sopa), consumiendo alimentos ricos en agua (alcachofa, col, espárrago, sandía, pepino, zanahoria, lechuga) y en potasio (legumbres, cereales, germen de trigo y levadura).
  • Ejercicio físico. Para mejorar el retorno venoso, se recomienda practicar una actividad física regular y evitar la vida sedentaria o estar de pie durante mucho tiempo.

En la cama, levantar las piernas reduce el riesgo de edema en las extremidades inferiores.

  • Drenaje linfático. La red linfática compensa la debilidad de la red venosa. El drenaje puede ser un masaje realizado por un terapeuta kinestésico. También se realiza tras una actividad física y se trabajan los músculos profundos. En caso de retención de líquidos se recomienda la natación, ya que ejerce un masaje muy suave y además hace trabajar todos los músculos de las piernas.

La tecnología de Andulación

Es un tratamiento que se utiliza principalmente para aliviar el dolor, mejorar el rendimiento y el bienestar del organismo. En su creación han participado científicos, médicos y universidades.

En el marco de los equipamientos médico y terapéutico, la tecnología de Andulación® se ha mostrado como un eficaz complemento para el tratamiento de dolencias músculo-esqueléticas y patologías crónicas además de ser un gran aliado del sistema linfático.

La tecnología de Andulación® y concretamente su dispositivo Andumedic®3 pueden ayudarte a mejorar tus problemas de circulación y mejorar así tu calidad de vida.





New Call-to-action

Retención de líquidos: causas y tratamientos
Vota el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *