Rigidez en la nuca: motivos y tratamientos

28.03.2018

La rigidez de nuca y los dolores que produce pueden responder a causas diversas. Es por lo que hoy en El blog de las personas que viven con dolor te damos a conocer esta afección y además, te ayudamos a tratarla.

¿Qué es la rigidez de nuca?

La rigidez de nuca se caracteriza por dolor y dificultad para mover el cuello especialmente cuando intenta girar la cabeza hacia un lado. La rigidez de nuca también puede estar acompañada de dolor de cabeza, de hombro o de brazo. Asimismo puede hacer que la persona gire todo el cuerpo, en vez de solo el cuello, al intentar mirar a un lado o hacia atrás.

En primer lugar, hemos de saber que la nuca –el cuello– se compone de múltiples vértebras. Éstas se extienden desde el cráneo hasta la parte superior del torso. Es una compleja composición de discos cervicales, huesos, ligamentos y músculos que orquestan nuestros movimientos. Sin embargo, ante cualquier mal movimiento, posición o ante la presencia de un virus o bacteria, puede aparecer la inflamación, la molestia y el dolor.

Síntomas de la rigidez de nuca

Como hemos comentado, con frecuencia, la rigidez de nuca se acompaña de síntomas como dolor de cabeza o en la nuca. Al dolor se le suma incapacidad para mover la cabeza, convulsiones y somnolencia o desmayos.

Los síntomas generalmente duran un par de días o una semana. Éstos pueden provocar un dolor de cuello que va desde levemente doloroso y molesto a extremadamente doloroso e incapacitante.

Causas de la rigidez de nuca

La rigidez en la nuca puede responder a diversas causas. Sin embargo, debemos tener claro que es una dolencia que no podemos descuidar y que merece toda nuestra atención. Cuando la molestia se alargue más allá de los 5 días, es recomendable consultar con el médico.

La rigidez de nuca se debe casi siempre a una sobrecarga o una distensión muscular. En estos casos, las molestias irán remitiendo y al cabo de una semana ya nos sentiremos mejor y la movilidad del cuello será completa. Si esa rigidez en la nuca viene acompañada de náuseas, mareos y fiebre alta, podría deberse a una infección bacteriana.

Por el contrario, si este dolor en la nuca cursa además con fiebre alta, dolor de cabeza, náuseas o vómitos y somnolencia es necesario que acudamos a urgencias lo antes posible.

Principales causas

  • La tensión muscular. La rigidez de nuca, en la mayoría de los casos, se debe a una distensión muscular o un esguince muscular. Es algo que todos hemos experimentado en alguna ocasión. Tiene mucho que ver con una estructura en concreto: un músculo cercano a la escápula y que conecta la columna cervical del cuello a los hombros. Este músculo, a su vez, está controlado por dos nervios cervicales que también suelen inflamarse, y de ahí la sensación de rigidez y dolor.
  • La fibromialgia. Se relaciona ante todo con una hipersensibilidad focalizada en la nuca, los omoplatos, las caderas o las rodillas. Esta zona comprendida entre la cabeza y los hombros es un área traumática donde se experimenta una gran hipersensibilidad. Es muy común el hecho de levantarnos por la mañana con una gran rigidez en la nuca sin conocer muy bien la razón. En este caso sería un indicador de la fibromialgia que deberíamos tener en cuenta. Te recomendamos el artículo, “Fibromialgia: síntomas de puntos dolorosos“.
  • Meningitis o Infección. La rigidez de nuca, cuando está acompañada por una fiebre alta, dolor de cabeza, náuseas o vómitos, somnolencia y otros síntomas, puede indicar la presencia de la meningitis. Se trata de una infección bacteriana que causa la inflamación de las membranas protectoras del cerebro y de la médula espinal. Es por lo que si la rigidez de nuca va acompañada de fiebre, siempre es aconsejable buscar atención médica inmediata, para detectar la presencia de meningitis.
  • Trastornos de la columna cervical. Muchos problemas en la columna cervical pueden llevar a la rigidez de nuca. Esta rigidez puede surgir como resultado de una reacción a una afección subyacente en la columna cervical. Por ejemplo, una hernia discal cervical o una artrosis cervical pueden llevar a una rigidez de nuca. 

Otros factores que provocan rigidez de nuca

  • Realizar actividades con posturas prolongadas. Algunas actividades requieren girar la cabeza de un lado a otro durante muchas horas, como trabajar con el ordenador, hacer una tarea manual, etc. Esto puede causar asimismo rigidez de nuca.
  • Adoptar una mala postura cuando estamos durmiendo. Es importante a su vez tener muy en cuenta la posición en la que nos ponemos  en actividades cotidianas como cuando hablamos por teléfono.
  • El estrés, por ejemplo, tiende a ejercer una gran sobrecarga sobre esta área de nuestro cuerpo.

Cuándo debemos acudir al médico por la rigidez de nuca

Es aconsejable buscar atención médica si los síntomas de rigidez de nuca no disminuyen después de una semana. Se recomienda buscar atención médica inmediata si la rigidez de nuca se empieza a notar después de sufrir un traumatismo o si está acompañada por otros síntomas preocupantes, tal como una fiebre alta.

Tratamientos para el dolor de nuca

No existe un tratamiento específico para la rigidez de la nuca. De todas formas, es posible que en muchos de los casos ésta desaparezca con el tratamiento de la causa.

En caso que la rigidez de nuca obedezca a hemorragia subaracnoidea, se recomiendan diversas medidas. Entre éstas se incluyen: reposo estricto en cama, administración de oxígeno (por cánula nasal o mascarilla) y el uso de medicamentos como magnesio, corticoides inyectados y nimodipino, entre otros.

Por su parte, el tratamiento esencial de la meningitis por bacterias consiste en la administración de antibióticos.

No se deben forzar los movimientos de la zona del cuello y los hombros durante los primeros días. Por contra, se debe ejercer una movilidad armónica respetando el eje espalda-cuello.

A medida que el dolor remita, ya podremos llevar a cabo pequeños movimientos a izquierda y derecha, de forma muy suave.

  • Aplicación de la terapia frío-calor en la zona del cuello.
  • Los baños con agua tibia son muy adecuados.
  • Las friegas con aceites esenciales de romero también ofrecerán alivio.
  • Los analgésicos y antiinflamatorios que nos prescriba el médico aliviarán el dolor. Sin embargo no conviene excederse en su consumo para lo que se pueden combinar, por ejemplo, con infusiones de jengibre.

La ayuda de los fisioterapeutas es algo excepcional en estos casos. Serán ellos también quienes nos aconsejen sobre cómo cuidar de nuestras posturas y movimientos para no volver a tener este problema.

Por último, si el dolor que padeces es cervical, puedes consultar el artículo, “Dolor cervical: tratamientos que nos pueden ayudar“.





Tratar dolor agudo con andulación

Rigidez en la nuca: motivos y tratamientos
5 (100%) 1 vote

2 opiniones en “Rigidez en la nuca: motivos y tratamientos”

  1. EXCELENTE,!! Estoy operada de la cervical, por osteofitos que comprimían la médula. Uso de vez en vez un collarin cuando tengo dolor del músculo que va del cuello al hombro, una bolsa de hielo, masajes con aceite, y me paso un vibrador sobre el músculo. Gracias por todos sus conocimientos que me ayudan mucho y por el enfoque integral de cada uno de sus tratamientos que me alivian los dolores. Bravo!! por sus páginas que leo siempre con interés, por su gran enseñanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *