Síndrome artrósico: ¿En qué consiste?

03.03.2020

El síndrome artrósico es un tipo de artrosis que afecta especialmente a mujeres en etapa postmenopáusica. En estos casos existe una asociación de varices y problemas óseos.

¿Quieres saber más sobre esta patología? ¡Sigue leyendo!

síndrome artrósico

Síndrome artrósico. ¿Qué es?

El síndrome artrósico, también conocido como síndrome fleboartrósico, es un tipo de artrosis que afecta especialmente a mujeres a partir de los 55 años en fase postmenopáusica. Esta patología aparece debido a una asociación de varices y problemas óseos por artrosis u osteoporosis.

La obesidad o llevar una vida sedentaria son factores de riesgo para la aparición de este síndrome, que es difícil de tratar.

Artrosis y osteoporosis

La artrosis y osteoporosis son dos patologías crónicas que afectan a articulaciones y huesos.

La artrosis es el desgaste del cartílago articular y afecta especialmente a la columna vertebral, la cadera y las rodillas. El tejido cartilaginoso se va atrofiando poco a poco y finalmente la articulación no es capaz de moverse sin que se produzca fricción.

La osteoporosis, por su parte, es la pérdida de masa ósea, lo que produce que los huesos sean más frágiles y que haya más probabilidad de que se produzca una fractura. Este problema suele darse principalmente en vértebras, muñecas, fémur o cadera.

Varices

Las varices son venas hinchadas y retorcidas que pueden verse bajo la piel. Suelen aparecer en las piernas, pero también se pueden ver en otras partes del cuerpo. Estas venas se ensanchan y se dilatan a causa de una acumulación anormal de sangre debido a la debilidad en las paredes y válvulas de las venas superficiales.

Cuando existe una asociación de las varices con la artrosis o la osteoporosis, hablamos de síndrome artrósico.

Causas y síntomas

El síndrome artrósico suele aparecer en personas con obesidad o que llevan un estilo de vida sedentario.

El síntoma principal son los dolores en las extremidades, que tienen su origen en las varices, la artrosis y la osteoporosis.

Para diagnosticar el síndrome artrósico el reumatólogo realiza un examen físico del paciente que se puede complementar con pruebas de imagen, como radiografías, ecografías y una densitometría ósea.

Tratamiento y prevención

El tratamiento del síndrome artrósico se basa en una pauta de adelgazamiento para la pérdida de peso, y en la realización de ejercicio físico diario, como por ejemplo caminar. También se recomienda el uso de medias elásticas para facilitar el retorno venoso, así como adoptar unas medidas posturales.

Para prevenir la aparición del síndrome artrósico se recomienda mantener un peso saludable adecuado a la constitución física y al estado de salud de cada persona; llevar una dieta equilibrada, así como realizar un programa de ejercicio físico moderado y regular.

Si quieres saber más sobre la artrosis u otras enfermedades crónicas, descárgate esta guía gratuita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *