Síndrome del piramidal: síntomas y tratamientos

07.05.2019

Cuando sentimos un fuerte dolor en la zona de los glúteos y que se extiende a la parte posterior de la pierna lo primero que nos viene a la cabeza es que estamos sufriendo de ciática. Pero en ocasiones estos síntomas se pueden confundir y en realidad lo que padecemos es el síndrome del piramidal.

En el post de hoy os explicamos en qué consiste el síndrome del piramidal y cuáles son los posibles tratamientos.

sindrome piramidal

Síndrome del piramidal. ¿Qué es?

Como hemos comentado anteriormente, el síndrome del piramidal se caracteriza por un dolor y adormecimiento en los glúteos y en la parte posterior de la pierna. Esto ocurre porque el músculo piramidal presiona el nervio ciático.

El músculo piramidal está situado en la pelvis, en la parte profunda de la zona de los glúteos. Es uno de los principales estabilizadores de la cadera y el principal rotador externo de cadera.

Causas

El síndrome del piramidal afecta especialmente a deportistas, aunque también la sufren profesionales del volante, por eso también se le conoce como síndrome del conductor.

Las causas más comunes para la aparición del síndrome del piramidal son:

– Sentarse en la misma postura durante períodos prolongados

– Mala praxis deportiva: no calentar o estirar antes del ejercicio físico, no respetar los descansos, etc.

– Correr, caminar o hacer otras actividades repetitivas

– Subir escaleras

– Levantar objetos pesados

– Accidentes automovilísticos

– Caídas

– Giros repentinos de la cadera

Síntomas

El principal síntoma del síndrome del piramidal es el dolor. Éste puede ser a nivel local o extenderse a la zona lumbar, ingle, nalgas y parte posterior del muslo. Como hemos comentado anteriormente, puede confundirse con la ciática, con la diferencia que en el síndrome del piramidal el dolor suele ser menos intenso.

Otros de los síntomas indicadores de que podemos estar sufriendo el síndrome del piramidal son:

– Adormecimiento u hormigueo en la parte posterior de la pierna.

– Dificultad para sentarse.

– Necesidad de cambiar de postura frecuentemente cuando estamos sentados.

– Dificultad para cruzar las piernas.

¿Cómo prevenir el síndrome del piramidal?

Aquí os dejamos algunos consejos que os ayudarán a prevenir la aparición del síndrome del piramidal:

– Practica ejercicio físico regularmente.

– Evita correr en superficies desniveladas.

– Calienta y estira antes y después de empezar a realizar ejercicio. Ves aumentando la intensidad poco a poco.

– Si algo te causa dolor, deja de hacerlo. No fuerces tu cuerpo.

– Evita sentarte o acostarte durante mucho rato en posiciones que ponen más presión en tus caderas.

Tratamientos

Si ya es demasiado tarde y el dolor producido por el síndrome del piramidal nos impide realizar algunas actividades, es necesario tratarlo. Existen diferentes formas de tratar este síndrome. Estas son las más comunes:

Estiramientos: realiza estiramientos, especialmente del músculo piramidal, psoas, glúteos, tensor de la fascia lata, isquiotibiales y cuadríceps.

Aplicación de frío y calor: combina la aplicación de hielo durante 15 o 20 minutos, con la de una almohadilla térmica por un máximo de 20 minutos.

Tratamiento fisioterapéutico: acude a un fisioterapeuta que te realice un masaje para eliminar la contractura y reducir el dolor.

Medicamentos: tomar analgésicos o antiinflamatorios de manera controlada ayudará a reducir el dolor.

Anduflex: dispositivo de HHP que, gracias a sus trasmisores de vibración y calor infrarrojo ayuda a recuperarse de las lesiones causadas por la práctica deportiva.

Descárgate este ebook gratuito para conocer más sobre las lesiones deportivas.

Síndrome del piramidal: síntomas y tratamientos
5 (100%) 1 vote[s]

1 opinión en “Síndrome del piramidal: síntomas y tratamientos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *