Tabes dorsal: síntomas, causas y tratamientos

11.08.2017

En ocasiones, en el blog de las personas que viven con dolor hablamos de algunas enfermedades que afectan al sistema nervioso. Estas afecciones, como el caso del tabes dorsal, pueden ser poco comunes, pero hay que prestarles una atención especial.

tabes dorsal

¿Qué es el tabes dorsal?

 

Estas neuronas son aquellas que llevan la información de los órganos de los sentidos al sistema nervioso central. Son los nervios que normalmente trasmiten información que ayuda al mantenimiento de la sensación de posición, vibración y tacto discriminativo.

Las consecuencias son incoordinación motora (aunque se conserva la fuerza muscular), abolición de los reflejos y trastornos de la sensibilidad y de tipo trófico. También se denomina ataxia locomotriz progresiva.

En resumen, la tabes dorsal es una forma de neurosífilis, que es una complicación de la infección por sífilis en su etapa tardía. La sífilis es una infección bacteriana que se transmite por contacto sexual.

¿Cuáles son las principales causas?

El tabes dorsal está producido por desmielinización, en la mayor parte de los casos como resultado de una infección por treponema pallidum, el agente causal de la sífilis.

En el caso de que la sífilis no se trate, la bacteria daña la médula espinal y el tejido nervioso periférico. Estos factores producen los síntomas del tabes dorsal.

De todas formas es una enfermedad poco frecuente, ya que la sífilis se trata generalmente en las etapas iniciales de la enfermedad.

¿Cómo se diagnostica el tabes dorsal?

El médico hará un examen físico enfocado principalmente en el sistema nervioso. Si se sospecha de una infección por sífilis, los exámenes pueden incluir los siguientes:

  • Examen de líquido cefalorraquídeo (LCR).
  • Tomografía computarizada de la cabeza, de la columna o resonancia magnética del cerebro y la médula espinal para descartar otras enfermedades.
  • VDRL en suero o RPR en suero (utilizados como prueba de detección para la infección por sífilis).

¿Cuáles son los síntomas?

La sintomatología puede no aparecer durante algunas décadas tras la infección inicial. Éstos incluyen:

  • Debilidad.
  • Pérdida de reflejos.
  • Parestesias, lo que incluye sensaciones cutáneas mórbidas carentes de causa objetiva.
  • Dolores ardientes y punzantes.
  • Hiperestesias (modalidades sensoriales, especialmente táctiles, anormalmente aumentadas).
  • Degeneración progresiva de las articulaciones.
  • Pérdida de coordinación.
  • Episodios de dolor intenso. Puedes consultar el artículo, “Dolor en todo el cuerpo“.
  • Episodios de sensación perturbada.
  • Cambios de personalidad.
  • Demencia.
  • Sordera.
  • Déficit visual.
  • Respuestas inadecuadas a la luz.

Es más frecuente en el hombre que en la mujer y afecta con preferencia a las personas entre 30 y 55 años.

¿Cuáles son los tratamientos?

Los objetivos del tratamiento son, por un lado curar la infección y por otro frenar la enfermedad. El tratamiento de la infección ayuda a prevenir el daño neurológico nuevo y puede disminuir los síntomas. El tratamiento no contrarresta el daño neurológico existente.

Los medicamentos que pueden ser administrados son:

  • Penicilina u otros antibióticos por períodos largos de tiempo para garantizar que la infección desaparezca.
  • Analgésicos para controlar el dolor. En este sentido, en los aceites esenciales se pueden encontrar grandes aliados.

Es necesario tratar los síntomas del daño existente al sistema nervioso. Es posible que haya personas que sean incapaces de comer, vestirse o cuidar de sí mismas, por lo que pueden necesitar ayuda. La rehabilitación, la fisioterapia y la terapia ocupacional pueden ayudar a las personas con debilidad muscular.

Es indispensable que además, los pacientes realicen terapia física (un programa de ejercicios) para compensar el desgaste muscular y la debilidad. Se aprovechan así los beneficios de la educación física.

La Andulación

La tecnología de Andulación® es una gran aliada para aliviar los síntomas del tabes dorsal. Es un tratamiento que actúa por todo el organismo y que combina vibraciones con calor por infrarrojos. Alivia el dolor y ayuda a mejorar el estado de salud en general, ya que relaja el sistema nervioso y mejora la circulación sanguínea. Desde aquí te invitamos a que la pruebes de forma gratuita.





eBook Sistema Nervioso

Tabes dorsal: síntomas, causas y tratamientos
Vota el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *