Frío, fibromialgia, un “amor” imposible

Hoy ha sido el primer día real del otoño y no, no lo he visto en el calendario, lo he notado como decían las abuelas “en mis propios huesos”. Normalmente cuando me despierto me hago un chequeo rápido del cuerpo: ¿qué tal las rodillas?