Tendinitis poplítea: tratamiento y causas

11.01.2016

Hay ciertos padecimientos que nos resultan muy desconocidos, lo que no quiere decir que no se den con frecuencia y que incluso en algún momento lo suframos nosotros. Hoy en El blog de las personas que viven con dolor te hablamos de uno de ellos la tendinitis poplítea, tratamiento y causas te contamos todo lo que necesitas saber.

Qué es la tendinitis poplítea, tratamiento y causas

La tendinitis poplítea consiste en un desgarramiento del tendón poplíteo. Como sabes un tendón es una especie de tejido vigoroso que sirve para conectar los músculos y los huesos. Dicho tendón va desde la parte baja del muslo hasta la parte superior de la espinilla.

El tendón poplíteo tiene una función esencial puesto que sirve para que al correr la parte inferior de la pierna no se tuerza hacia el exterior.

Causas de la tendinitis poplítea

La tendinitis poplítea se produce al torcerse los pies hacia dentro, puede ser al caminar o al hacer deporte. Es por lo que se trata de una lesión muy característica en corredores. Otra razón puede ser que al bajar por un terreno con pendiente y hacerlo corriendo pueda sufrir un desgarro debido a la presión ejercida sobre la zona.

De todas formas, y si padeces de tendinitis poplítea, te recordamos que son numerosos los beneficios de practicar la educación física.

Síntomas de la tendinitis poplítea

Son diversos los síntomas de la tendinitis poplítea. Se puede sentir inflamación, además de dolor y sensibilidad en la zona exterior de la rodilla. Una sintomatología que podría empeorar si se sigue forzando el tendón.

Si así sucede, podría producirse la formación de un tejido cicatrizal que en algunas ocasiones puede causar un daño permanente sintiéndose dolor cada vez que se realiza ejercicio físico.

Concretamente los síntomas se pueden resumir en:

  • Dolor posterior en la parte externa de la rodilla (cabeza del peroné).
  • Incapacidad o molestia severa para extender completamente la rodilla.
  • Dificultad para una zancada larga. Sensación de freno.
  • Dificultad para rotar la pierna de forma externa (tibia).
  • Aumento del dolor al final de una sentadilla.
  • Aumento del dolor al correr en bajada.

Para comprender mejor el funcionamiento de la articulación de la rodilla te recomendamos el artículo, “Articulación de rodilla: composición“.

Cómo prevenir una tendinitis poplítea

Además de conocer de la tendinitis poplítea, tratamiento y causas, es muy importante asimismo conocer su prevención. Se puede prevenir estirando y fortaleciendo. En este caso es mejor estirar poplíteos después de correr. Existen muchos estiramientos que se pueden realizar. El más recomendado es extender la rodilla, girar la pierna hacia afuera sin perder la tensión e intentar llegar hasta el pie para elevarlo hasta cogiéndolo por las puntas de los dedos. Se debe prolongar durante unos segundos y repetirla durante tres o cuatro veces para que haga el efecto deseado y prevenir lesiones.

Tendinitis poplítea: tratamiento

En el caso de la tendinitis poplítea, tratamiento y causas van muy unidos como veremos a continuación, ya que muchos de los tratamientos van encaminados a fortalecer la zona.

  • Reposo. Debemos tener en cuenta que lo más importante a la hora de tratar una tendinitis poplítea es guardar reposo y de esta manera permitir que el tendón pueda recuperarse. De lo contrario la situación empeorará en gran manera, como decíamos incluso hasta hacerse crónica.
  • Medicamentos. En muchos casos el médico recomendará analgésicos, como el ibuprofeno o el paracetamol. Son adecuados para tratar de evitar la hinchazón y por supuesto el dolor. Aunque habrá veces que se tenga que utilizar calmantes más fuertes debido a los síntomas.
  • Vendaje. Es posible que el médico decida inmovilizar la zona mediante un vendaje. Se trata así de impedir que la zona se inflame. Es importante el que se mantenga también para este fin la pierna algo elevada del suelo.
  • Hielo. El hielo contribuye a estrechar los vasos sanguíneos lo que ayudará a reducir la inflamación. Se puede colocar durante unos 20 o 25 minutos, pero siempre sin contacto directo con la piel.
  • Fisioterapia. Puede ser necesario rehabilitar la zona para conseguir por un lado una recuperación más rápida y por otro fortalecer la pierna afectada.
  • Ejercicio. Una vez que el médico así lo indique es conveniente volver a ejercitar la pierna que ha sufrido la tendinitis poplítea. Se debe empezar por un entrenamiento ligero y supervisado. No se recomienda el bajar pendientes al menos hasta que hayan pasado tres semanas desde que se produjo la autorización por parte de tu doctor para hacer deporte.



New Call-to-action

Tendinitis poplítea: tratamiento y causas
4 (80%) 5 votes