6 tratamientos para combatir los dolores articulares nocturnos

09.06.2017

Sobre todo por la noche, algunos dolores no nos dejan en paz. Si padeces artritis seguro que más de una noche te ha costado conciliar el sueño. Somos conscientes de ello por lo que hoy en el blog de las personas que viven con dolor te damos 10 tratamientos para aliviar los dolores articulares nocturnos.

6 tratamientos para combatir los dolores articulares nocturnos

¿Por qué se dan los dolores articulares nocturnos?

Los dolores articulares nocturnos es una molestia muy común. En el caso de la artritis existen tratamientos eficaces para aliviar el dolor y ofrecernos una mejor calidad de vida, pero lamentablemente se trata de una dolencia que no tiene cura. Si quieres, puedes profundizar más en nuestro artículo sobre artritis reumatoide, síntomas y tratamientos.

¿Por qué no sentimos el mismo dolor durante el día?

A lo largo del día estás en movimiento, subes y bajas escaleras, estás en movimiento… Todo ello favorece que la articulación esté rodada, y a pesar de que puedas sentir cierto dolor, es por la noche y ante la inmovilidad, cuando el sufrimiento es más notorio.

Tratamientos para aliviar los dolores nocturnos

  1. Estiramientos. Son una forma muy eficaz de mitigar los dolores de la artritis por la noche. Si realizamos ejercicios suaves con nuestras articulaciones afectadas, tanto el cartílago como la propia articulación estarán menos entumecidos y agarrotados. Así puedes tejer a mano si tienes artritis en las manos, también llamada osteoartritis o por otro lado hacer estiramientos con ambas piernas si el problema se localiza en las rodillas. Puedes, por ejemplo, poner un pequeño peso en tus tobillos y levantarlo 5 veces.
  2. Terapia frío/calor. Una hora antes de ir a dormir nos prepararemos una bolsa de cubitos de hielo. Aplicaremos la bolsa durante 20 segundos donde tengamos el dolor articular. Si lo que te alivia es el calor, prepara un cubo con un litro de agua caliente (no hirviendo) con ramas de romero. Después sumerge la articulación siempre que te sea posible en el cubo de agua caliente con romero. Repite esta acción 5 veces.
  3. Infusión de jengibre. Se trata del mejor analgésico natural. Se prepara con 1 cucharadita de jengibre fresco (3 g), 1 vaso de agua (200 ml) y  1 cucharada de miel (25 g). Para prepararla pon a hervir el vaso de agua y, cuando llegue a ebullición, añade el jengibre y la miel. Se hace la cocción durante 15 minutos y se deja reposar para tomarla una hora antes de ir a dormir.
  4. Aceite de hígado de bacalao. Se trata de un remedio tradicional. Se toma una cucharada al día para conseguir reforzar y nutrir los cartílagos. Esto reducirá las enzimas productoras del dolor con lo que el dolor articular nocturno se verá reducido.
  5. Cuida la alimentación. Una dieta adecuada te va a permitir reconstruir los cartílagos, nutrir el hueso o evitar inflamaciones. Remedios tan sencillos como tomar una infusión de jengibre cada día o priorizar la fruta y los alimentos frescos son sencillas claves que debes tener cuenta.
  6. Evitar el estrés. Si a lo largo del día has vivido situaciones de presión, preocupaciones, ansiedad, todo ello lleva a un estrés que no ha sido gestionado de modo saludable. Esto hará que te cueste conciliar el sueño y que se agudicen los problemas de dolor en las articulaciones.

La tecnología de Andulación 

Es un tratamiento que se utiliza principalmente para aliviar el dolor, mejorar el rendimiento y el bienestar del organismo. Por lo que puede ser la perfecta aliada para aliviar los dolores articulares nocturnos. En su creación han participado científicos, médicos y universidades.

En el marco de los equipamientos médico y terapéutico, la tecnología de Andulación® se ha mostrado como un eficaz complemento para el tratamiento de dolencias músculo-esqueléticas. Así como en este caso de patologías crónicas como la artritis y la artrosis. 

La tecnología de Andulación y su dispositivo Andumedic®3 pueden ayudarte a mejorar tus síntomas de artritis y mejorar así tu calidad de vida.

artritis

Vota el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *