Tumores óseos: tipos, síntomas y tratamientos

23.08.2017

Cuando notamos un dolor persistente en algún hueso, masa sospechosa o fractura espontánea conviene que le prestemos especial atención. Es por lo que hoy en el blog de las personas que viven con dolor hablamos de tumores óseos.

Tumores óseos: tipos, síntomas y tratamientos

¿Qué son los tumores óseos?

Los tumores óseos son una proliferación anormal de células dentro de un hueso. Se trata de un tipo de tumor que puede ser canceroso, lo que lo convierte en maligno, o benigno.

¿Cuáles son las causas de los tumores óseos?

Con frecuencia se presentan en áreas del hueso que crecen rápido. Aunque en la mayoría de los casos no se encuentra la causa específica, las posibles causas abarcan:

  • Anomalías genéticas hereditarias
  • Radiación
  • Lesión

Cabe destacar que el cáncer de hueso es más común en personas con antecedentes familiares de cáncer.

¿Qué tipos de tumores óseos existen?

La clasificación de los tumores óseos se realiza de forma histogenética. Esto quiere decir que se clasifican en función de en qué tejidos se ha desarrollado el tumor, y también de que tejido está formado.

  • Tumores primarios o primitivos. Este tipo de tumores óseos nacen y se desarrollan en los huesos. Desde el propio hueso las células tumorales que se desarrollan pueden dividirse en formas benignas y malignas.
  • Tumores secundarios.  Son tumores metastásicos, esto es así porque el tumor no nace en el hueso si no en otros puntos alejados del hueso. Así, las células malignas procedentes de tumores de otros órganos como la mama, el pulmón o la próstata llegan luego al hueso. Este tipo de tumores óseos se comportan de manera diferente de los tumores óseos primarios.
  • Pseudotumores. Se trata de aquellos que se comportan como tumores aunque no lo son (algunas displasias, hemartrosis…). Estos requieren un tratamiento como el de los tumores benignos. Son habitualmente lesiones benignas y suelen aparecer en las personas de entre los 10 y los 20 años de edad.

Los tumores óseos malignos primarios son poco comunes, representan entre un 0,5 y un 1 % de los cánceres. Los tumores óseos secundarios o metástasis son mucho más frecuentes, especialmente en los adultos. En ocasiones nos revelan la presencia de un cáncer primario.

¿Cuáles son los síntomas de los tumores óseos?

Entre los síntomas se pueden incluir:

  • Fractura ósea, en especial a causa de una ligera lesión (más conocido por trauma). Puedes ampliar la información sobre fracturas en nuestro artículo sobre tipos de fracturas.
  • Dolor óseo, que puede empeorar por la noche.
  • Ocasionalmente se puede sentir una inflamación en el lugar del tumor.
  • Algunos tumores benignos no tienen síntomas.

¿Cuáles son los principales tratamientos?

El tratamiento para los tumores óseos cancerosos que se han diseminado a otras partes del cuerpo dependerá de dónde se encontró inicialmente el cáncer.

El tratamiento se complementa en numerosas ocasiones con quimioterapia, terapia hormonal, o terapia dirigida en función del cáncer primario. Este tipo de terapias se aplican en particular para el tratamiento del cáncer de mama y de pulmón, en los cuales se origina la mayoría de las metástasis óseas.

Los tumores que comienzan en el hueso son escasos. Después de la biopsia, se requiere generalmente una combinación de quimioterapia y una cirugía. Es posible que se necesite la radioterapia antes o después de la cirugía.

Las técnicas de radioterapia son numerosas y cada vez más eficaces, ya que tienen efectos antitumorales y analgésicos. La radioterapia se ajusta con precisión al volumen del tumor, lo que permite aplicar altas dosis de radiación y no dañar los tejidos circundantes.

En el caso de los tumores benignos sólo se controlan. Algunos tumores óseos benignos desaparecen espontáneamente y no requieren tratamiento. Cuando se trata del tratamiento de los tumores óseos cancerosos se decide caso por caso.

En algunos casos, se puede necesitar cirugía para extirpar el tumor. Los tumores aislados pueden beneficiarse de tratamientos locales, principalmente cirugía, utilizada sola o en combinación con otros tratamientos.





actitud positiva

Tumores óseos: tipos, síntomas y tratamientos
Vota el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *