Patología Arteriosclerosis
Rate this post

Arteriosclerosis

Descárgate la guía para saber más

GRATIS

Descargar Guía

Testimonios de clientes:

Descripción general de la arteriosclerosis

La arteriosclerosis es una amenaza importante para la salud pública de muchos países occidentales industrializados, y especialmente peligrosa por su influencia negativa de cara a sufrir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Causas de la arteriosclerosis

causas y síntomas de la arteriosclerosis

Al igual que con muchas otras enfermedades, no es una sola causa la que desencadena la arteriosclerosis, sino un conjunto complejo de ellas. Las funciones vasculares son perturbadas por una combinación de varios factores de riesgo, como puede ser una presión arterial alta, elevados niveles de lípidos en sangre, obesidad y fumar. Obviamente, el hecho de apilar estos factores de riesgo no comporta sino un riesgo todavía mayor de contraer esta enfermedad.

El elemento más importante en este sentido es la pared del vaso sanguíneo, el endotelio. El endotelio se encarga de que los vasos sanguíneos puedan dilatarse y estrecharse. Este proceso puede, sin embargo, estar distorsionado a largo plazo por los factores de riesgo mencionados anteriormente, lo que deriva en la llamada disfunción endotelial, y que es la base de la arteriosclerosis.

Cuando se inflama la delgada interior de los tambores se forman pequeñas grietas, daños que se alternan en las paredes arteriales de forma lenta pero segura. Esto conlleva la rápida acumulación de lípidos en la sangre, los cuales se adhieren a la superficie dañada, constriñendo los vasos sanguíneos. Esto conduce inevitablemente a la arteriosclerosis.

Síntomas de la arteriosclerosis

El problema de la arteriosclerosis es que en un principio no genera dolor en el paciente. Sin embargo, una vez que el flujo sanguíneo se ha reducido de manera significativa en los vasos, la arteriosclerosis se vuelve palpable a través de una serie de síntomas que son a menudo condiciones graves en si mismos.

Las constricciones vasculares en las piernas y pelvis llevan a una endarteritis obliterante. Esto también se llama “claudicación”; el paciente, debido al intenso dolor que sufre, debe detenerse cada vez que recorre distancias cortas a pie. Si la misma situación se da en los riñones puede derivar en una hipertensión arterial o incluso en una insuficiencia renal.

La dieta mediterránea para tratar la arteriosclerosis

La dieta mediterránea tradicional, integrada perfectamente con el credo de la dietética moderna, puede ser una gran aliada para combatir la arteriosclerosis. El secreto de su efectividad radica en su combinación de ingredientes: los alimentos vegetales – pan, pasta, verduras, ensalada y fruta – se consumen de forma diaria, pescado fresco y aves de corral se sirven 3-4 veces a la semana, la carne roja 1-2 veces y la leche y los distintos productos lácteos como el yogur y el queso se comen todos los días, aunque en cantidades limitadas. Finalmente, el aceite de oliva constituye la principal fuente de grasa de la dieta mediterránea.

Esta composición y variedad de alimentos asegura un equilibrio nutricional óptimo. La comida mediterránea es baja en grasas saturadas y grasas trans, y rica en ácidos grasos poliinsaturados simples, específicamente ácidos grasos omega 3. También aporta una gran cantidad de hidratos de carbono y fibras dietéticas, vitaminas, minerales y antioxidantes. Una opción muy recomendable de cara a evitar enfermedades como la arteriosclerosis o, en caso de sufrirlas, debilitar sus efectos sobre nuestra salud.

Elegir las grasas adecuadas

Dependiendo de la proporción de ácidos grasos poliinsaturados, mono-insaturados o saturados, las grasas tienen diferentes efectos sobre el cuerpo. Por ejemplo, los ácidos grasos saturados, que se derivan principalmente de las grasas animales, aumentan los niveles de colesterol LDL en la sangre, un tipo de colesterol altamente dañino. Por su parte, Los ácidos grasos insaturados y poliinsaturados tienen el efecto contrario, especialmente estos últimos. Los ácidos grasos saturados se encuentran principalmente en las grasas animales, carnes grasas y embutidos, quesos grasos, así como en la manteca de cerdo, la mantequilla y la nata. Encontraremos también este tipo de grasas en los pasteles de crema y chocolate, así como en algunas comidas precocinadas. Las grasas trans se producen al hidrogenar las grasas insaturadas o poliinsaturadas de origen vegetal, cambiando su estado y sus propiedades. Estas grasas son altamente perjudiciales, así que cualquier alimento que contenga altos niveles de grasas trans debe evitarse: especialmente la margarina, los snacks y dulces como las galletas, los pasteles y las chocolatinas.

Destacar también que estas grasas se pueden generar también cuando freímos alimentos en casa, básicamente cuando nos pasamos, o bien de tiempo de fritura o bien de temperatura de la misma, y se genera una oxidación en el alimento que luego ingerimos. Vigilar, pues, a la hora de cocinar, usar únicamente aceite de oliva virgen, a temperaturas no superiores a los 180º y no reutilizar el aceite.

Magnesio

El magnesio es un auténtico elixir para el corazón; impide, entre otras cosas, la trombosis y la presión arterial alta, y aumenta la cantidad de colesterol HDL en sangre. También destacar el efecto del magnesio fortaleciendo nuestra mente, no en vano se conoce como el “mineral antiestrés”, ya que ayuda a controlar mejor la presión y la tensión.

Ácidos grasos Omega 3

El Omega 3 es un ácido graso poliinsaturado que mejora la fluidez de la sangre y aumenta el nivel de colesterol “bueno”, el colesterol, y en consecuencia reduciendo los niveles de colesterol LDL, el llamado colesterol “malo”. Los ácidos grasos Omega 3 también actúan contra la agregación de las plaquetas y reducen la inflamación. Estas propiedades convierten los ácidos grasos Omega 3 en un gran aliado del corazón y una arma muy efectiva para evitar la arteriosclerosis.

Pon tu corazón en marcha

Los deportes de resistencia son especialmente adecuados para la prevención y el tratamiento de las enfermedades del corazón. Varios médicos deportivos recomiendan hacer tres sesiones semanales de ejercicios de resistencia por un total de 30 minutos.

Mantener la presión arterial bajo control

Una presión arterial alta, igual que un nivel elevado de azúcar en la sangre, supone un ataque directo sobre el corazón y los vasos sanguíneos. Incluso valores ligeramente elevados dentro de una teórica “gama normal-alta” aumentan el riesgo de padecer enfermedades del corazón.

Eliminar la nicotina

La manera más efectiva para proteger el corazón es dejar de fumar de forma absoluta; incluso cuatro cigarrillos al día suponen un gran peligro para el corazón.

¡Haz el test ahora!

CONTACTE CON SU ASESOR DE HHP

Solicite a uno de nuestros asesores toda la información sobre nuestros productos

Leer más

ANDULACIÓN EN CASA

¿No puede desplazarse? No hay problema. Le hacemos una demostración gratis en su casa.

Leer más

JORNADAS DE ANDULACIÓN

Inscríbase gratis a una Jornada de Andulación cerca de su localidad. Próximos eventos.

Leer más