Rate this post

CELULITIS

La celulitis es la pesadilla de muchas mujeres. La molesta e incómoda huella que se marca en los glúteos, las caderas y los muslos, y a veces también en los brazos.

La celulitis es un acúmulo de tejido adiposo bajo la piel. Está formado por grasa y toxinas. Casi el 90% de las mujeres mayores de 20 años padece celulitis. Ya sea bien por motivos genéticos u hormonales, incluso afecta a las complexiones más delgadas.

El hecho de que la celulitis le pase factura a un tejido conectivo débil por naturaleza y de que afecte tanto a las personas delgadas como a las rellenitas no es un consuelo; tampoco el que la celulitis suponga un fenómeno específico de un sexo, que se da casi únicamente en mujeres.

Descarga la guía con información sobre la celulitis

Guía sistema lifático, cómo mejorarlo
Causas

Causas de la celulitis

La “pequeña diferencia” se encuentra bajo la piel, más exactamente en la estructura del tejido conectivo, que se desarrolla de forma distinta en mujeres y en hombres. Sin embargo, los hombres poseen una epidermis más gruesa que las mujeres, sus fibras de tejido conectivo están unidas entre sí con más fuerza y encierran cámaras de grasa mucho más pequeñas.

La piel femenina carece de este corsé natural, ya que debe poder estirarse durante el embarazo. Por este motivo en el caso de las mujeres las fibras del tejido conectivo se disponen en paralelo y las células adiposas situadas en su interior pueden hincharse y aumentar hasta diez veces. Lo que ayuda a la descendencia, perjudica por el contrario a la estética: las células adiposas se llenan más fácilmente y penetran en las fibras de tejido conectivo vacías de la epidermis. Una vez allí, producen entre otras cosas aquellas irregularidades similares a la cáscara de la naranja, que se manifiestan principalmente en muslos, glúteos, caderas y brazos.

Las responsables de que la estructura del tejido conectivo sea diferente son las hormonas masculinas, llamadas andrógenos, que unen el tejido conectivo cual estructura de apoyo tensa, por lo que los hombres generalmente conocen la celulitis sólo de oídas.

Síntomas

Síntomas de la celulitis

Los síntomas de la celulitis se empiezan a apreciar mediante la prueba del pellizco: al pellizcar una parte de la piel en las mencionadas zonas de riesgo se ven las pequeñas ondulaciones que hacen que la superficie de la piel se asemeje a la cáscara de una naranja; de ahí que a la celulitis se le llame también “piel de naranja”.
Aparte de las marcas, la celulitis provoca que la piel se vuelva flácida en las áreas afectadas, otro vestigio de la elasticidad y firmeza del tejido conectivo, que disminuyen paulatinamente.

tratamiento icono

Diagnóstico y tratamiento de la celulitis

La causa de la celulitis, un tejido conectivo débil, no es tan fácil de solucionar. Aun así, los fabricantes de las numerosas cremas, pastillas y otros métodos supuestamente efectivos intentan (o quieren) hacérnoslo creer.

Para que un tratamiento resulte realmente efectivo contra las marcas debe penetrar en la piel, en el sentido más literal de la palabra. El tratamiento debe aplicarse allí donde tienen su origen los desencadenantes de la celulitis: en las células del tejido conectivo bajo la capa cutánea superior.

Depuración y desintoxicación

Para llevarlas a cabo lo mejor es un lavado intestinal, algo así como una hidroterapia del colon. De esta manera se eliminan los desechos que se han acumulado en el cuerpo a lo largo de los años, preferentemente en el tejido conectivo, por así decirlo, un vertedero para los desechos del cuerpo.

esponjas para masajes celulitis

Masajes

El masaje es una de las mejores técnicas para acabar con los depósitos de grasa que se sitúan debajo de la piel. Los masajes recomendados son los de manos o con rodillos para trabajar la piel en profundidad y ayudar a estimular la circulación. Algunos de estos masajes son:

Masaje con cepillo. A diario a la hora de la ducha. Se frotan las zonas afectadas por celulitis, con un guante de crin. Se hace una una ligera presión, con movimientos circulares durante unos 5-10 minutos, lo que ayuda a estimular la circulación sanguínea.
Masaje con miel. Se aplica todas las mañanas una fina capa de miel en las zonas afectadas y se masajea con las manos durante diez minutos. Se ayuda así a reducir la apariencia de la celulitis, aumenta la circulación y elimina los productos de deshecho.
Masaje con café. Disminuye la celulitis y lubrica la piel. Esto es gracias a su concentración de cafeína. Para prepararlo se deben moler unos granos y preparar un café. Se debe frotar en las zonas donde se acumula la celulitis cuando esté caliente pero sin necesidad de que queme. Finalmente se frota en las zonas donde se acumula la celulitis.
Masaje y frío. En este caso los cosméticos efecto frío o chorros de agua fría en muslos, piernas y glúteos ayudan a combatir la celulitis.
Masaje basado en pellizco. Consiste en alisar y reconstruir las regiones de tejido conectivo que contienen desechos mediante un masaje de aspiración con vacío. Una pieza clave de la terapia son las ventosas, que ya en el Antiguo Egipto se consideraban muy valiosas para el cuidado de la belleza.

Vigilar la dieta

Para combatir la celulitis la dieta es esencial. Ésta debe ser rica en frutas y verduras, así como en cereales integrales, legumbres, lácteos sin grasa, semillas y carnes blancas magras, y pescados desgrasados. Además la hidratación es muy importante para mantener la piel hidratada y eliminar toxinas.

Por contra, es necesario evitar las grasas saturadas, los alimentos procesados y el azúcar. Además se deben incluir ácidos grasos esenciales, con la finalidad de movilizar las grasas y eliminar así la celulitis.

Una dieta rica en proteínas ayuda a mantener los músculos más firmes. Finalmente como norma general, es necesario disminuir el consumo de azúcar, la bollería industrial, bebidas gaseosas y alcohol.

Ejercicio regular

Para acabar con la piel de naranja es muy importante que además de modificar la dieta realicemos ejercicio cardiovascular. La actividad física regular refuerza la eliminación de residuos provenientes de los intensos procesos metabólicos. Las sustancias tóxicas y de desecho se eliminan lo más rápido posible por la “canalización” o a través del sudor, y eso se nota en el espejo. El aspecto de la piel mejora y se alisan las marcas en los muslos y glúteos.

En el tejido conectivo vacío, sobre todo en el caso de las mujeres, el cuerpo almacena justamente todo aquello que no puede desechar. En el momento en que este “trastero” se desaloja, el éxito salta a la vista.

Algunos ejercicios como caminar ayudan a aumentar el metabolismo, lo que previene la celulitis en el futuro. Así como también se recomienda montar en bicicleta, media hora de running y jogging o sesiones de spinning en el gimnasio. Los resultados serán buenos siempre y cuando se realicen al menos, 20 minutos al día, tres veces por semana.

Información

Más información sobre la celulitis

Las huellas en la piel son sobre todo un problema estético que supone una gran carga para las personas afectadas; sin embargo la celulitis no representa un verdadero peligro para la salud en sí.

Estructura y función del tejido conectivo

El tejido conectivo se encuentra en la dermis y en la hipodermis, bajo la epidermis o capa cutánea superior. Es la “protección sustentadora” de la piel: una red estrecha de haces de fibras elásticas y compuestas de colágeno. Por un lado estas fibras almacenan agua y son responsables de la estabilidad; por otro lado se encargan de la resistencia y la elasticidad. El tono, la elasticidad y la capacidad de regeneración son tareas del colágeno y la elastina. En el tejido conectivo se encuentran también las raíces capilares, las glándulas sebáceas y sudoríparas y los vasos sanguíneos más finos, los capilares y los vasos linfáticos para evacuar el agua del tejido. Asimismo hay incontables fibras nerviosas que reciben y transmiten al cerebro estímulos como presión, dolor y temperatura.

La piel: de servicio las 24 horas

La piel se ve sometida a esfuerzos continuamente: debe reaccionar constantemente a los estímulos del entorno, adaptarse a las exigencias del propio cuerpo y al mismo tiempo asumir muchas otras funciones. De esta forma, como importante órgano sensorial, transmite los estímulos e impresiones del entorno: contacto, presión, dolor o temperatura, que son recibidos por incontables receptores, los cuales a su vez los transmiten al cerebro a través de los nervios.

Asimismo, la piel es una barrera de protección natural entre el cuerpo y las múltiples influencias del entorno. Mediante su estructura de varias capas y su capacidad de regeneración rápida protege contra las agresiones mecánicas a las que la piel está constantemente sometida. En la epidermis no hay vasos sanguíneos que se puedan dañar. La piel repele las agresiones mecánicas mediante su capa protectora ácida que actúa como un amortiguador. Como órgano de almacenamiento para la grasa, el agua y la sangre, la piel contribuye a la manifestación individual de las formas corporales y con ello se protege al mismo tiempo de las temperaturas extremas y las agresiones mecánicas.

La piel desempeña también una importante función en el metabolismo. Mediante los poros y las glándulas sudoríparas y sebáceas, la piel elimina del cuerpo las sustancias tóxicas y de desecho; por otro lado, absorbe nutrientes y oxígeno y regula la temperatura corporal y el balance de electrolitos mediante la secreción de sudor, ya que este contiene muchas sales minerales y oligoelementos.

Prevención de la celulitis

Para protegerse de estas desagradables marcas, los masajes diarios con un guante de crin y las duchas alternantes de frío y calor han demostrado ser muy efectivos. Ambos favorecen el metabolismo y la eliminación de las sustancias de desecho del tejido conectivo.

Se deben evitar también las grandes oscilaciones del peso corporal, adelgazar y engordar estira y deteriora el tejido conectivo y fomenta la aparición de celulitis.

Más artículos sobre la celulitis que te pueden interesar

Formas sencillas para eliminar la celulitis

Cómo eliminar la celulitis es una preocupación para muchas mujeres. Para combatirla es necesario cambiar e introducir hábitos de vida saludable. Es por lo que hoy en el blog de las personas que viven con dolor te queremos ayudar a eliminar la piel de naranja.

Celulitis infecciosa pierna ¿cómo prevenirla?

Hoy vamos a dedicar toda nuestra atención a la celulitis infecciosa pierna, una afección no demasiado común, pero que exige un tratamiento rápido, eficaz y duradero para evitar males mayores. Hoy en el blog de las personas que viven con dolor: “Celulitis infecciosa pierna, ¿cómo tratarla?”.

4 ejercicios sencillos para reducir la celulitis

Los ejercicios para la celulitis son grandes aliados a la hora de combatirla. Es por lo que hoy en El blog de las personas que viven con dolor te explicamos qué ejercicios puedes realizar para acabar con ella, y además algunos hábitos saludables.

Celulitis dolorosa ¿qué es y cómo se previene?

¿No sabías que la celulitis pudiera doler? Es lógico ya que la mayoría de la gente desconoce la existencia de la celulitis dolorosa, lo que los especialistas denominan el último grado de la celulitis. ¿Qué es la celulitis dolorosa? Y, lo más importante: ¿cómo podemos prevenirla?

jornadas icono hhp

JORNADAS CONTRA EL DOLOR

Inscríbase gratis a una Jornada de andulación en un centro de salud cerca de su localidad

Ver jornadas

fisio icono hhp

PLAN PERSONALIZADO

Servicio gratuito y permanente para ti y para tu familia por parte de un fisioterapeuta de HHP Spain

Saber más

vibracion icono hhp

TECNOLOGÍA AVANZADA

Descubre los 2 tratamientos en los que se basa la tecnología de andulación

Más información