Patología Contracturas
Rate this post

Contracturas

Descárgate la guía para saber más

GRATIS

Descargar Guía

Testimonios de clientes:

Información general sobre las contracturas

Se denomina contractura a aquel estado en el que la musculatura se tensa y ya no es capaz de realizar su función normal, es decir, la tensión básica de los músculos se intensifica de manera duradera. Una contractura puede aparecer lentamente o de forma aguda.

Causas de las contracturas

causas y síntomas de las contracturas

Las causas de una contractura son múltiples. En la zona de la columna vertebral y la nuca se trata con mucha frecuencia de malas posturas y cargas incorrectas. Esta carga duradera de los músculos produce una circulación insuficiente y también una falta de oxígeno. La insuficiencia de oxígeno causa trastornos metabólicos del tejido muscular y la zona afectada se endurece, provocando dolor. Una espiral de dolor comienza: para evitar otros dolores el cuerpo adopta cada vez más una postura compensatoria que lleva a otras contracturas musculares y con ello a nuevos dolores.

Síntomas de las contracturas

Los signos típicos de una contractura son dolores tirantes y sordos. Las contracturas y endurecimientos musculares en la región de la columna cervical viajan a través de la región de los hombros hasta la zona superior de la columna dorsal y los dolores pueden reflejarse también a través de los glúteos en los brazos y en las piernas. Los calambres musculares que aparecen de repente producen incapacidad de movimiento y endurecimiento del músculo afectado. La zona dolorida está endurecida, entumecida y con poca sensibilidad; permanecer sentado o de pie durante mucho rato aumenta el dolor y se adoptan posturas compensatorias poco saludables y torcidas. Las contracturas musculares fuertes acortan y endurecen extremadamente los músculos. Estos endurecimientos pueden mostrarse al tacto como nudos o bultos debajo de la piel. Otras molestias frecuentes son los trastornos circulatorios en manos y pies, así como episodios de mareos.

Más información sobre las contracturas

Las causas de las contracturas musculares son las malas posturas y las cargas incorrectas, que a su vez están provocadas por malas posturas duraderas en el lugar de trabajo, en el escritorio, al realizar esfuerzo físico o en el colegio. Sofás y colchones incómodos, calzado inapropiado y sobrepeso pueden ser también desencadenantes de contracturas; asimismo, la prisa diaria, el estrés continuo y las cargas psíquicas producen contracturas musculares sin que seamos conscientes de ello. La tensión constante de la musculatura de los hombros y la nuca sobrecarga los músculos y desemboca en contracturas musculares.

Detalles

Los activadores y causas de las contracturas musculares son:

Malas posturas

Una postura poco natural y duradera al estar sentado en el escritorio produce en algún momento contracturas, calambres y dolores musculares. Para evitar otros dolores el cuerpo automáticamente va buscando una postura compensatoria poco saludable que provoca otras contracturas musculares, endurecimientos y calambres: el círculo vicioso está servido. Como consecuencia de esta carga duradera se produce una insuficiencia de oxígeno en los músculos afectados. La deficiencia de oxígeno causa trastornos metabólicos en el tejido muscular, lo cual hace que se endurezcan las zonas afectadas produciendo dolor. En el caso de contracturas musculares crónicas puede ocurrir incluso una reducción de tejido muscular (atrofia).

Carga incorrecta

Una carga incorrecta duradera en trabajos repetitivos constantes y trabajos de gran esfuerzo físico puede distender los músculos e incluso producir tirones. Esta reacción dolorosa pone en pie de guerra al cuerpo reforzando la tensión de aquellos músculos que descargan los grupos musculares dañados. Entonces se origina una descompensación en la tensión de los grupos musculares individuales, cuyas consecuencias son dolor elevado, acortamiento y rigidez del músculo.

Lesiones

Nuestro cuerpo reacciona en caso de lesión con un mecanismo de protección. Las regiones musculares sanas descargan las zonas dañadas. Si el dolor persiste y con ello también la tensión de la musculatura durante un largo periodo de tiempo, las consecuencias pueden ser contracturas musculares marcadas y duraderas.

Mente

Las cargas psicológicas pueden producir contracturas musculares sin que seamos conscientes de ello. El estrés, la tensión nerviosa y la angustia pueden causar calambres en la región de la nuca y los hombros. Esta tensión muscular permanente provoca la sobrecarga de los músculos y desemboca en el círculo vicioso arriba descrito de la contractura muscular.

Diagnóstico y terapia de las contracturas

Las contracturas musculares pueden tratarse con la terapia de andulación rápidamente y lo principal, de manera duradera, ya que permite relajar y distender inmediatamente las partes musculares en tensión, aliviando así el dolor. Estos efectos positivos se refuerzan aún más con el efecto calor del emisor de infrarrojos. La terapia de andulación se emplea en el sistema terapéutico de HHP. Infórmese ahora de los beneficios que puede proporcionarle el sistema de terapia a su cuadro de molestias.

Otras medidas

Masajes y calor

Los masajes realizados por terapeutas experimentados pueden aportar una mejoría rápida de las molestias agudas. Para las aplicaciones de calor también se emplean emplastos de fango, irradiación de luz roja o almohadas eléctricas que proporcionan un alivio eficaz del dolor y relajan la musculatura en tensión. La aplicación de bolsas de agua caliente en las regiones doloridas o un relajante baño integral con agua caliente han demostrado ser igual de buenos.

Fisioterapia

Las medidas fisioterapéuticas también contribuyen notablemente a una mejoría de las contracturas musculares, entre otras cosas también porque se conciencia a los pacientes de sus malas posturas corporales y así pueden evitarlas en un futuro. Sin embargo, para lograr un resultado visible deberá practicarse ejercicio regularmente y durante un periodo prolongado.

Medidas paliativas

Antes de que el paciente pueda emplear otras medidas de tratamiento, deberá realizarse un tratamiento localizado del dolor. Para ello, no solo se aconseja tomar pastillas, si no también inyecciones con calmantes que tienen un efecto directo sobre la zona afectada.

Tratar la enfermedad de fondo

Si las contracturas musculares tienen como origen una enfermedad, por ejemplo una hernia discal o artrosis en esta zona, como es natural, deberá tratarse adecuadamente.

Acupuntura

El método de la medicina tradicional china está acreditado para tratar muchas otras molestias además de las contracturas musculares. Con las «punciones», como se puede traducir acupuntura, se alivian eficazmente los dolores agudos y se ayuda a eliminar las contracturas y bloqueos musculares.

¡Haz el test ahora!

CONTACTE CON SU ASESOR DE HHP

Solicite a uno de nuestros asesores toda la información sobre nuestros productos

Leer más

ANDULACIÓN EN CASA

¿No puede desplazarse? No hay problema. Le hacemos una demostración gratis en su casa.

Leer más

JORNADAS DE ANDULACIÓN

Inscríbase gratis a una Jornada de Andulación cerca de su localidad. Próximos eventos.

Leer más