Rate this post

CONTRACTURAS

Se denomina contractura a aquel estado en el que la musculatura se tensa y ya no es capaz de realizar su función normal. Es decir, la tensión básica de los músculos se intensifica de manera duradera y es persistente, dolorosa e involuntaria. Asimismo, una contractura puede aparecer lentamente o de forma aguda.

Descarga la guía con más información sobre las contracturas

contracturas y dolor muscular
Causas

Causas de las contracturas

Las causas de una contractura son múltiples. En la zona de la columna vertebral y la nuca se trata con mucha frecuencia de malas posturas y cargas incorrectas. Esta carga duradera de los músculos produce una circulación insuficiente y también una falta de oxígeno. La insuficiencia de oxígeno causa trastornos metabólicos del tejido muscular y la zona afectada se endurece, provocando dolor. Una espiral de dolor comienza: para evitar otros dolores el cuerpo adopta cada vez más una postura compensatoria que lleva a otras contracturas musculares y con ello a nuevos dolores.

Síntomas

Síntomas de las contracturas

Los signos típicos de una contractura son dolores tirantes y sordos. Las contracturas y endurecimientos musculares en la región de la columna cervical viajan a través de la región de los hombros hasta la zona superior de la columna dorsal y los dolores pueden reflejarse también a través de los glúteos en los brazos y en las piernas.

Por su parte, los calambres musculares que aparecen de repente producen incapacidad de movimiento y endurecimiento del músculo afectado. La zona dolorida está endurecida, entumecida y con poca sensibilidad; permanecer sentado o de pie durante mucho rato aumenta el dolor y se adoptan posturas compensatorias poco saludables y torcidas.

Las contracturas musculares fuertes acortan y endurecen extremadamente los músculos. Estos endurecimientos pueden mostrarse al tacto como nudos o bultos debajo de la piel. Otras molestias frecuentes son los trastornos circulatorios en manos y pies, así como episodios de mareos.

tratamiento icono

Medidas y tratamientos

El mejor tratamiento se basa en la prevención. Concretamente, el primer paso para evitar contracturas es la prevención mediante la adopción de buenas posturas. Esto es porque el 90 por ciento de las contracturas se deben a malos hábitos posturales mantenidos en el tiempo. Como ejemplo de prevención, a las personas que permanecen sentadas o paradas mucho tiempo, de entre 8 a más horas por trabajo, se les recomienda realizar estiramientos cada hora. Se previenen así las contracturas sobre todo la de las zonas del cuerpo que más usan.

En cuanto a la práctica deportiva, siempre hay que realizar un adecuado calentamiento y una completa vuelta a la calma. Esto se puede realizar dando estiramiento y reposo a los músculos empleados en la misma.

Masajes y calor

Los masajes realizados por terapeutas experimentados pueden aportar una mejoría rápida de las molestias agudas. Para las aplicaciones de calor también se emplean emplastos de fango, irradiación de luz roja o almohadas eléctricas que proporcionan un alivio eficaz del dolor y relajan la musculatura en tensión. La aplicación de bolsas de agua caliente en las regiones doloridas o un relajante baño integral con agua caliente han demostrado ser igual de buenos.

Fisioterapia

Las medidas fisioterapéuticas también contribuyen notablemente a una mejoría de las contracturas musculares, entre otras cosas también porque se conciencia a los pacientes de sus malas posturas corporales y así pueden evitarlas en un futuro. Sin embargo, para lograr un resultado visible deberá practicarse ejercicio regularmente y durante un periodo prolongado.

Medidas paliativas

Antes de que el paciente pueda emplear otras medidas de tratamiento, deberá realizarse un tratamiento localizado del dolor. Para ello, no solo se aconseja tomar pastillas, si no también inyecciones con calmantes que tienen un efecto directo sobre la zona afectada.

Tratar la enfermedad de fondo

Si las contracturas musculares tienen como origen una enfermedad subyacente, por ejemplo una hernia discal o artrosis en esta zona, como es natural, deberá tratarse adecuadamente. Será ésta la única forma de tratar la contractura.

Acupuntura

El método de la medicina tradicional china está acreditado para tratar muchas otras molestias además de las contracturas musculares. Con estas punciones en puntos estratégicos del cuerpo se intentan aliviar los dolores agudos y se ayuda a eliminar las contracturas y bloqueos musculares.

Información

Más información sobre las contracturas

Las causas de las contracturas musculares son las malas posturas y las cargas incorrectas. Éstas a su vez están provocadas por malas posturas duraderas en el lugar de trabajo, en el escritorio, al realizar esfuerzo físico o en el colegio.

Por su parte, sofás y colchones incómodos, calzado inapropiado y sobrepeso pueden ser también desencadenantes de contracturas. Asimismo, la prisa diaria, el estrés continuo y las cargas psíquicas producen contracturas musculares sin que seamos conscientes de ello. La tensión constante de la musculatura de los hombros y la nuca sobrecarga los músculos y desemboca en contracturas musculares.

Detalles

Los activadores y causas de las contracturas musculares son:

Malas posturas

Una postura poco natural y duradera al estar sentado en el escritorio produce en algún momento contracturas, calambres y dolores musculares. Para evitar otros dolores el cuerpo automáticamente va buscando una postura compensatoria poco saludable que provoca otras contracturas musculares, endurecimientos y calambres: el círculo vicioso está servido. Como consecuencia de esta carga duradera se produce una insuficiencia de oxígeno en los músculos afectados.

Por su parte, la deficiencia de oxígeno causa trastornos metabólicos en el tejido muscular, lo cual hace que se endurezcan las zonas afectadas produciendo dolor. En el caso de contracturas musculares crónicas puede ocurrir incluso una reducción de tejido muscular (atrofia).

Carga incorrecta

Una carga incorrecta duradera en trabajos repetitivos constantes y trabajos de gran esfuerzo físico puede distender los músculos e incluso producir tirones. Esta reacción dolorosa pone en pie de guerra al cuerpo reforzando la tensión de aquellos músculos que descargan los grupos musculares dañados. Entonces se origina una descompensación en la tensión de los grupos musculares individuales, cuyas consecuencias son dolor elevado, acortamiento y rigidez del músculo.

Lesiones

Nuestro cuerpo reacciona en caso de lesión con un mecanismo de protección. Las regiones musculares sanas descargan las zonas dañadas. Si el dolor persiste y con ello también la tensión de la musculatura durante un largo periodo de tiempo, las consecuencias pueden ser contracturas musculares marcadas y duraderas.

Mente

Las cargas psicológicas pueden producir contracturas musculares sin que seamos conscientes de ello. El estrés, la tensión nerviosa y la angustia pueden causar calambres en la región de la nuca y los hombros. Esta tensión muscular permanente provoca la sobrecarga de los músculos y desemboca en el círculo vicioso arriba descrito de la contractura muscular.

Más artículos sobre contracturas que te pueden interesar

Contractura muscular, ¿qué puedo hacer?

Las contracturas son unas lesiones muy comunes, ya sea entre deportistas como entre personas sedentarias, mayores, con estrés o que adopten malas posturas. Hoy en el blog de las personas que viven con dolor te damos unos consejos para tratar la contractura muscular.

Neuralgia del glosofaríngeo o contractura muscular: ¿cómo distingirlas?

La neuralgia del glosofaríngeo es una afección poco frecuente que cursa con dolor intenso en garganta, lengua, oído y amígdalas, en episodios que son relativamente cortos (segundos o minutos). Es posible confundir el tipo de dolor con el de la contractura muscular.

Cómo tratar una contractura en la espalda

La contractura en la espalda es bastante común dentro de la gran variedad de dolencias que podemos sufrir en esa zona. Es por lo que hoy en el blog de las personas que viven con dolor hablamos de los tratamientos que existen para aliviar el malestar que produce.

Contractura cervical: ese dolor constante en la nuca

Lo habitual es que un músculo se contraiga y se distienda de forma natural, pero cuando esto no sucede así y el músculo se mantiene contraído entonces sucede lo que se conoce como contractura muscular. Veamos en qué consiste en este caso una contractura cervical.

jornadas icono hhp

JORNADAS CONTRA EL DOLOR

Inscríbase gratis a una Jornada de andulación en un centro de salud cerca de su localidad

Ver jornadas

fisio icono hhp

PLAN PERSONALIZADO

Servicio gratuito y permanente para ti y para tu familia por parte de un fisioterapeuta de HHP Spain

Saber más

vibracion icono hhp

TECNOLOGÍA AVANZADA

Descubre los 2 tratamientos en los que se basa la tecnología de andulación

Más información