Patología Dolor muscular

Dolor muscular

Descárgate la guía para saber más

GRATIS

Descargar Guía

Testimonios de clientes:

La terapia de la andulación puede ayudar a aliviar el dolor causado por la tensión muscular pero en ningún caso, se trata de un sustituto del tratamiento médico.

¿Qué es la tensión muscular?

Tras haber sufrido un estiramiento exagerado o un desgarro, los músculos pueden tener dificultades para relajarse. Es entonces cuando la tensión muscular aumenta de forma gradual y se produce esta patología.

Causas de la tensión muscular

causas y síntomas del dolor muscular

Las causas de la tensión muscular son variadas y pueden ir desde una actividad física excesiva, un calentamiento inapropiado hasta una flexibilidad deficiente. Sea como fuere, esta tensión muscular prolongada durante un margen de tiempo conduce a un flujo sanguíneo insuficiente, provocando así una falta de oxígeno que conduce a trastornos metabólicos en el tejido muscular.

Desde ese momento, la zona se endurecerá y provocará un dolor de espiral muy característico. El cuerpo, para evitarlo, forzará automáticamente una posición que será cada vez más incómoda. También añadirá más tensión muscular y creará un nuevo dolor.

Síntomas de la tensión muscular

Las indicaciones típicas son los dolores migratorios o apagados. La tensión muscular en la columna de la vértebra cervical se puede extender desde las zonas de los hombros a las regiones superiores de la columna de la vértebra torácica. El dolor puede irradiarse desde la parte inferior de los brazos y piernas. También se pueden notar calambres que de nuevo conducen a la inmovilidad y el endurecimiento de los músculos afectados.

El área del dolor está pavimentada y se siente adormecida y entumecida. Por mucho tiempo que estemos sentados o de pie, el dolor empeorará progresivamente y, sin darnos cuenta, asumiremos una postura incómoda.

Otros síntomas comunes de la tensión muscular son los problemas de circulación de la sangre en las manos y los pies o incluso mareos.

Además,posturas erróneas en el escritorio o el trabajo físico pesado causan una gran carga de tensión muscular. Un colchón desgastado y de baja calidad, unos calzados que no se adaptan a nuestro pie o el sobrepeso también pueden propiciar la base del tono muscular.

Detalles de la tensión muscular

Las causas de la tensión muscular son:

Postura equivocada

Una postura poco natural prolongada tarde o temprano produce tensión muscular. Para evitar un daño mayor, el cuerpo se ve obligado de forma automática a adoptar una postura cada vez más incómoda, generando todavía más tensión muscular, endurecimiento y calambres: un círculo vicioso.

Como consecuencia de esta carga a largo plazo, los músculos afectados pueden llegar a achacar una falta de oxígeno, que conduce a trastornos metabólicos en el tejido muscular de modo que las zonas afectadas se endurecerán dolorosamente. En casos de tensión muscular crónica se puede incluso llegar a la reducción del tejido muscular (atrofia).

Sobrecarga sostenida

Un esfuerzo prolongado al realizar actividades de trabajo repetitivas o extenuantes puede causar tensión muscular o lesiones musculares. El cuerpo reacciona a este estímulo doloroso con un aumento de tensión en los músculos afectados. Esto genera un desequilibrio en la tensión que sufren los grupos musculares individuales. El resultado: aumento de la sensibilidad al dolor, acortamiento de los músculos y rigidez muscular.

Lesiones

Nuestro cuerpo reacciona a las lesiones mediante un mecanismo de protección. Las zonas musculares sanas se encargan de aliviar las zonas dañadas. Si el dolor y la tensión continúan durante un periodo de tiempo largo, la situación puede derivar en una tensión muscular crónica.

Estrés psicológico

El estrés psicológico puede provocar tensión muscular de forma inconsciente. El estrés, la ansiedad y el esfuerzo mental provocan calambres en los hombros y el cuello. Esta tensión muscular sostenida conduce a la sobrecarga de los músculos y al círculo vicioso de la tensión muscular descrito anteriormente.

Medidas adicionales

Masaje y calor

Los masajes realizados por un terapeuta experto pueden ayudar a mejorar rápidamente los síntomas agudos. Lo mismo pasa con los tratamientos de calor: tratamientos con barro, radiación o infrarrojos garantizan un alivio destacable del dolor y destensan los músculos.

Fisioterapia

La fisioterapia también contribuye en gran medida a la mejora la tensión muscular. En parte porque se conciencia al paciente de las posturas que está realizando de forma incorrecta para poder evitarlas en un futuro. Para el éxito real del tratamiento, los ejercicios deben realizarse regularmente por un período de tiempo largo.

Tratar la enfermedad subyacente

Cuando la tensión muscular es causada por condiciones tales como una hernia discal o artrosis, deben por supuesto ser tratadas adecuadamente.

Acupuntura

Este tratamiento tradicional chino es una gran ayuda para tratar muchos síntomas, que incluyen la tensión muscular.

¡Haz el test ahora!

CONTACTE CON SU ASESOR DE HHP

Solicite a uno de nuestros asesores toda la información sobre nuestros productos

Leer más

ANDULACIÓN EN CASA

¿No puede desplazarse? No hay problema. Le hacemos una demostración gratis en su casa.

Leer más

JORNADAS DE ANDULACIÓN

Inscríbase gratis a una Jornada de Andulación cerca de su localidad. Próximos eventos.

Leer más