Rate this post

Fibromialgia

La fibromialgia es una enfermedad reumatológica que se caracteriza por el dolor crónico generalizado en las fibras musculares. Esta condición, también conocida bajo el nombre de “reumatismo de tejidos blandos” o “fibrositis”, fue definida y reconocida por primera vez en 1990 como una enfermedad específica. Se trata de un trastorno grave, inflamatorio crónico de los músculos y los tendones. A la fibromialgia, además, se la  considera la causa más frecuente de dolor musculoesquelético.

Alrededor del 2% de la población sufre esta enfermedad, especialmente las mujeres, afectadas hasta nueve veces más a menudo por esta enfermedad que los hombres. El dolor en las fibras musculares puede ocurrir a cualquier edad, tanto en los niños como en ancianos.

Descarga la guía para tratar la fibromialgia

Portada 3D guía para tratar la Fibromialgia
Causas

Causas de la fibromialgia

Las causas no son hasta ahora muy claras. Se sospecha que, además de una alteración de determinados neurotransmisores del sistema nervioso, aunque también puede haber factores genéticos en juego. En algunos casos, la fibromialgia se produce como resultado de trastornos inflamatorios reumáticos, enfermedades autoinmunes e infecciones virales.

En general, las causas aceptadas más comunes de la fibromialgia son:

  • Desequilibrio de neurotransmisores del sistema nervioso.
  • Alteración de niveles de determinadas sustancias que intervienen en procesos neuroquímicos, produciendo mayor susceptibilidad al dolor, como serotonina, triptófano o ácido glutámico.
  • Alteración en la llegada de flujo sanguíneo a determinadas estructuras cerebrales.
  • Cierta base genética o predisposición genética.
  • Factores desencadenantes y precipitantes: infecciones crónicas, infecciones víricas, procesos inflamatorios, o enfermedades musculares.
  • Con gran frecuencia la fibromialgia se asocia a cuadros depresivos, sin que pueda todavía precisarse si la fibromialgia aparece primero y, posteriormente, la depresión, o viceversa.

También pueden provocar la enfermedad los tumores malignos, enfermedades neurológicas como el Parkinson o accidentes. Si la fibromialgia nace a partir de alguna de estas causas se conoce como síndrome de fibromialgia secundaria, aunque en la mayoría de los casos la causa real de esta patología es desconocida. En estos casos hablamos de síndrome de fibromialgia primaria sin desencadenante conocido.

Síntomas

Síntomas de la fibromialgia

Por lo general, los síntomas incluyen:

Dolores fuertes, a veces sordos, a veces ardientes en los llamados puntos sensibles, o también conocidos como puntos gatillo. Se trata de los músculos y tendones que se extienden por todo el cuerpo y tienen un grosor aproximado de un centímetro. Solo con una ligera presión sobre estos puntos sensibles ya provocan dolor. Al dolor muscular también se le denomina mialgia.

El dolor en la fibromialgia tiene algunas particularidades como la alodinia (un dolor por estímulos no dolorosos), la hiperalgesia (dolor mayor de lo habitual) y presenta persistencia, ya que está presente durante más tiempo de lo normal.

Además, el dolor se puede irradiar desde los puntos sensibles hasta áreas más remotas del cuerpo. El dolor se produce tanto de día como de noche y puede durar bastante, a veces incluso prolongarse durante años. De hecho, es habitual que los pacientes que padecen fibromialgia se refieran a un dolor generalizado en todo el cuerpo.

Los síntomas adicionales incluyen:

  • Fatiga y cansancio al realizar poco esfuerzo que tampoco desaparecen completamente con el descanso.
  • Dolores de cabeza.
  • Trastornos del sueño. Aparecen problemas para conciliar el sueño así como poca calidad del sueño.
  • Rigidez matutina de las articulaciones y tendones.
  • Hinchazón de manos, pies o cara.
  • Deterioro cognitivo. Dificulta que el paciente se exprese correctamente de forma verbal, o incluso la memorización.

Otros síntomas comunes son dificultad para concentrarse, letargo, depresión, náuseas y sensibilidad a los cambios de tiempo.

Diagnóstico

Diagnóstico de la fibromialgia

Es una enfermedad difícil de diagnosticar. A menudo sucede que los pacientes viven una auténtica odisea de médico en médico hasta que por fin obtienen un diagnóstico correcto. Después de un extenso interrogatorio acerca de su historial médico, el paciente es sometido a un examen médico completo. El diagnóstico comienza con una exploración clínica del paciente en busca de los diferentes síntomas mencionados anteriormente. Para el diagnóstico resulta fundamental la detección de los 18 puntos sensibles o puntos gatillo.

Aunque los casos de fibromialgia no acostumbran a provocar ningún cambio apreciable mediante análisis de sangre o rayos X, estas pruebas se pueden llevar a cabo, por ejemplo, para excluir otras condiciones como pueden ser enfermedades inflamatorias reumáticas, enfermedades autoinmunes o inflamaciones musculares.

Información

Los puntos sensibles

puntos sensibles de la fibromialgia

Es una de las características principales de la fibromialgia, la alta sensibilidad a la presión aplicada en los puntos sensibles, también denominados puntos gatillo. Se han identificado 18 de estos puntos, los cuales se extienden por todo el cuerpo. Se trata de la prueba clínica más acertada para detectar una fibromialgia. Después de presionar con los dedos los 18 puntos dolorosos distribuidos en el cuerpo al menos 11 deben resultan positivos. Asimismo, también se debe cumplir la condición de que estos dolores existan durante los últimos 3 meses por lo menos.

Algunos puntos de dolor se encuentran en la espalda, en los hombros, los músculos del cuello y la zona inferior del cuello. Otros puntos sensibles los encontramos en las protuberancias transversales entre la quinta y la séptima vértebra cervical. Dos puntos especialmente sensibles se encuentran en los músculos del hombro.

Los siguientes puntos los encontramos en la segunda costilla junto al esternón, y también a la parte superior del brazo. También encontramos puntos sensibles en la zona de la pelvis debajo de la cresta ilíaca. Por último, hay otro punto dolor en el interior de la rodilla, un poco por encima de la articulación.

Tratamiento

Medidas para tratar la fibromialgia

La fibromialgia es una enfermedad crónica, es por lo que por ahora no se conoce un tratamiento que la cure en su totalidad. Los tratamientos disponibles actualmente tratan de aliviar sus síntomas. Existen una serie de medidas que podemos tomar en este sentido:

Ejercicio regular

La práctica regular de deportes de resistencia como correr, caminar, bicicleta o nadar suponen una ayuda eficaz contra la fibromialgia. También una sesión moderada de ejercicio cardiovascular bajo la supervisión de un terapeuta deportivo ha demostrado ser muy útil para algunos pacientes.

Fisioterapia

Existen varios tratamientos de fisioterapia que contribuyen a aliviar el dolor. Estos incluyen tratamientos de frío y calor, masajes del tejido conectivo y ejercicios dirigidos de fisioterapia.

Psicoterapia

Uno de los métodos psicoterapéuticos favoritos para tratar la fibromialgia es la terapia cognitiva conductual.

Técnicas de relajación

El dolor persistente es una tremenda carga sobre los pacientes y les causa un enorme estrés. Es por eso que en casos de fibromialgia es tan importante aprender a relajarse con regularidad. Para este propósito recomendamos entrenamientos autógenos, yoga, meditación o la relajación muscular progresiva.

Fármacos contra el dolor

Existen una serie de medicamentos que alivian el dolor, y mejoran los síntomas de la fibromialgia, aunque hay que hacer uso con precaución. La medicación debe ser recetada por el médico especialista y nunca recurrir a la automedicación.

Para aliviar el dolor el analgésico tramadol es especialmente adecuado. Sin embargo, la desventaja de este medicamento es que conduce a la adicción con el uso prolongado. Este riesgo debe valorarse seriamente. A largo plazo, los fármacos contra el dolor no resultan del todo efectivos y producen severos efectos secundarios.

Tratamiento del dolor

Para aliviar el dolor el analgésico tramadol es especialmente adecuado. Sin embargo, la desventaja de este medicamento es que conduce a la adicción con el uso prolongado. Este riesgo debe valorarse seriamente. Métodos alternativos se han mostrado efectivos para aliviar el dolor del paciente de fibromialgia, como la acupuntura o la osteopatía.

Antidepresivos

Para el tratamiento médico de la fibromialgia a veces se recurre a los antidepresivos. Especialmente los llamados antidepresivos tricíclicos puede dar buenos resultados: reducen el dolor, mejoran la calidad del sueño y la salud general. También los inhibidores de la recaptación de serotonina, pertenecientes al grupo de los antidepresivos, dan buenos resultados.

Tecnología de Andulación

La tecnología de Andulación es un tratamiento médico reciente basado en dos métodos en uno: vibraciones específicas repartidas por todo el cuerpo y aplicación de calor por infrarrojos. Estas dos técnicas combinadas proporcionan un alivio del dolor y una mejora de la calidad de vida de estos pacientes, ya que además de minimizar los estímulos dolorosos, también favorece el flujo sanguíneo y produce un efecto relajante en el sistema nervioso.

Terapias alternativas

Métodos alternativos se han mostrado efectivos para aliviar el dolor del paciente de fibromialgia, como la acupuntura o la osteopatía. Además, los aceites esenciales presentan una alta gama de variedades que pueden también ayudar al alivio el dolor por sus propiedades neurosedantes.

Testimonios

Testimonios de personas con Fibromialgia:


El vídeo muestra el testimonio de varios pacientes qué han usado la Andulación y explican cómo han mejorado.

Más artículos sobre la fibromialgia que te pueden interesar

Ejercicios para fibromialgia

Si padeces fibromialgia es fundamental que tengas claro que el mantenerse activo es un requisito indispensable. Controlarás así la fibromialgia y podrás conservar la mayor autonomía posible.

El programa de ejercicios para fibromialgia debe ser creado de forma específica para cada paciente, adecuándolo a su capacidad y resistencia.

Cómo detectar la fibromialgia

La fibromialgia es un padecimiento crónico que afecta a un 6% de la población a nivel mundial. Es una enfermedad con una incidencia mucho más alta entre las mujeres puesto que de cada 10 pacientes 9 corresponden al sexo femenino. Se puede padecer en cualquier momento de la vida, pero es más frecuente a partir de los 40 años. Es una dolencia complicada desde muchos puntos de vista.

En este artículo te mostramos cómo detectar la fibromialgia y cuáles son sus síntomas más habituales.

Dieta para fibromialgia

Se trata una enfermedad en la que la alimentación juega un papel muy importante. Según la sociedad Española de Reumatología (SER) afecta en nuestro país a más de un millón de personas mayores de 18 años. Esto la convierte en una de las enfermedades más extendidas, sobretodo en mujeres.

Haz clic aquí para ver una serie de alimentos.

Aprende a detectar los puntos

Si sufres esa enfermedad invisible y todavía poco reconocida por la sociedad, seguro que sabes lo que son los llamados puntos de fibromialgia, puntos gatillo, puntos sensibles otrigger points”: esas pequeñas zonas distribuidas por el cuerpo humano y que reaccionan con dolor excesivo a una simple presión. Una de las herramientas de diagnosis más utilizada es el mapa de detección de puntos de fibromialgia.

Saber dónde se encuentran esos puntos no debe sustituir al diagnóstico de un buen especialista, pero sí nos pueden dar pistas.

Haz el test ahora

CONTACTE CON SU ASESOR DE HHP

Solicite a uno de nuestros asesores toda la información sobre nuestros productos

Leer más

ANDULACIÓN EN CASA

¿No puede desplazarse? No hay problema. Le hacemos una demostración gratis en su casa.

Leer más

JORNADAS DE ANDULACIÓN

Inscríbase gratis a una Jornada de Andulación cerca de su localidad. Próximos eventos.

Leer más