MIELOPATÍA

La mielopatía es una lesión crónica en la médula espinal que suele ocurrir en la columna cervical, aunque también se pueden ver afectadas otras áreas de la columna. Asimismo, se puede considerar a la mielopatía como un conjunto de síntomas que afectan específicamente a la médula espinal. Pueden ser causados por diversos factores.

Descarga la guía con información sobre la hernia discal

hernia discal
Causas

Causas de la mielopatía

La mielopatía es a menudo causada por una hernia discal, provocando daños subyacentes al presionar la médula espinal. La mielopatía también puede ser causada debido a una estenosis vascular o como consecuencia de la radioterapia, usada contra el cáncer o problemas de circulación.

Una causa bastante común de la mielopatía es haber padecido o padecer artrosis cervical. Concretamente, los huesos de la zona pueden crecer en exceso y junto a la deformación de los discos intervertebrales puede causar el estrechamiento del canal vertebral.

Además, las mielopatías pueden deberse a tóxicos, infecciones, enfermedades genéticas o deficiencia de algunos nutrientes o vitaminas como por ejemplo la B12.

Síntomas

Síntomas de la mielopatía

Dependiendo de donde se encuentre la mielopatía y qué estructuras de la médula espinal hayan sido dañadas, podemos encontrar distintos síntomas. Las áreas afectadas normalmente se entumecen, pican y pierden sensibilidad.

La mielopatía cervical se caracteriza porque produce una sensación de debilidad u hormigueo en los brazos o las manos. También puede afectar a otras partes del cuerpo.

Otro síntoma común de la mielopatía es que las personas que la padecen tienen dificultad para realizar movimientos precisos, como por ejemplo con las manos. Por ejemplo, podrían tener dificultad para abrocharse los botones de la camisa.

La debilidad muscular, principalmente en los brazos también es un síntoma común de la mielopatía cervical, además de sentir una dificultad relativa para mover y flexionar el cuello. Al estar afectada la zona cervical, el paciente también puede sentir mareos. En ocasiones puntuales pueden llegar a padecerse también espasmos musculares en la zona.

Aunque es menos común que la dificultad para utilizar las manos de forma correcta, también puede producirse dificultad a la hora de caminar. Una mielopatía en estado avanzado también puede provocar problemas con la micción y la defecación.

La lesión de la médula espinal conduce a importantes limitaciones de movimiento, complicándose especialmente aquellas habilidades motoras que requieran más destreza, como apuntalar un hilo por el ojo de una aguja.

tratamiento icono

Tratamiento para la mielopatía

En la fase inicial de la mielopatía puede realizarse un tratamiento conservador que consista básicamente en rehabilitación de la zona. Asimismo se pueden incorporar cambios en el estilo de vida que puedan frenar detener por tanto la mielopatía cervical.

El objetivo principal de los tratamientos conservadores de la mielopatía es reducir el dolor que ésta esté provocando en el paciente. Además de que poco a poco vaya recuperando las funciones corporales perdidas.

Cuando la mielopatía está ya avanzada y los síntomas son molestos y notables para la persona, se suele recurrir a la cirugía. Se intenta así conseguir mediante ésta la descompresión de la médula espinal y su vuelta al funcionamiento normal.

mielopatia fisioterapia

Medidas adicionales para tratar la mielopatía

Fisioterapia para tratar la mielopatía

Los ejercicios dirigidos de fisioterapia contribuyen en gran medida al alivio de los síntomas, reforzando los músculos de la zona lesionada y aliviando las articulaciones y los nervios afectados.

Terapia del dolor

Para aliviar el dolor agudo se pueden tomar analgésicos tales como el acetaminofeno, ibuprofeno o las aspirinas.

Ejercicio regular

En la medida en que lo permita el dolor, se recomienda el ejercicio regular para fortalecer músculos de la espalda, que a su vez ayudan a reducir los síntomas.

Información

Información adicional sobre la mielopatía

Para entender mejor la mielopatía, es bastante útil tener un conocimiento profundo sobre la estructura y la función de la columna vertebral.

Estructura de la columna vertebral

La columna vertebral es el eje central del cuerpo humano. En el extremo superior se encuentra en el cráneo, en el inferior la pelvis. Vista desde el lado, la columna vertebral tiene forma de doble S, con la zona cervical y lumbar curvada hacia el interior, mientras que la columna torácica, el sacro y el coxis tienen una curvatura exterior. Vista desde detrás, la columna vertebral tiene una forma lineal, mantenida por ligamentos y tendones.

Desde que el ser humano camina erguido, la columna vertebral ha adaptado todos los músculos, ligamentos, discos intervertebrales, articulaciones vertebrales y estructuras nerviosas a estas nuevas exigencias.

La columna cervical

La columna cervical tiene que soportar una carga menor que otras áreas de la columna vertebral, de cara a garantizar su plena movilidad. Como consecuencia, esta es la parte de la columna vertebral que más sufre los pinzamientos de las vértebras.

Columna torácica

La columna torácica está simultáneamente limitada y protegida por las costillas; raramente un dolor de espalda tiene su origen en esta zona. Cuando existe una dolencia en la columna torácica, acostumbra a tener lugar en las juntas de las costillas como producto del constante movimiento que provoca la respiración. Estos dolores en el pecho son a veces similares a los dolores asociados con un ataque al corazón.

Columna lumbar

El dolor más frecuente que sufre la columna lumbar es debido al peso que soporta, y el dolor originado en esta zona a menudo se irradia a las piernas.

Funciones de la columna vertebral

La columna vertebral realiza multitud de funciones. Éstas incluyen el soportar todo el peso de la cabeza, cuello, torso y brazos. La columna vertebral también permite una variedad de movimientos, como el movimiento del cuerpo hacia adelante, hacia atrás, hacia los lados o incluso realizar giros. Además, la columna amortigua la cabeza y el cerebro, protegiéndolos contra los choques derivados de caminar o correr. Junto con las costillas, también protege la médula espinal y los órganos internos.

Las vértebras

La parte que soporta la carga de la columna vertebral entre el cuello y las vértebras lumbares se compone de 24 vértebras libres a las que hay que sumar cinco vértebras más, fusionadas al sacro, y cuatro o cinco vértebras encorvadas fusionadas al cóccix.

Cada vértebra individual se construye de forma uniforme: un cuerpo vertebral, un arco vertebral, una apófisis espinosa, dos laterales y cuatro proyecciones conjuntas. Los ligamentos y los músculos se unen al mandril y al transversal saliente de cada una de las vértebras para estabilizar la columna vertebral. Sin embargo, este esquema uniforme difiere en las distintas secciones de la columna vertebral. Así, a medida que bajamos del cuello las vértebras son más grandes y menos móviles debido a que tienen que soportar un peso mayor.

Con la excepción de las dos primeras vértebras cervicales y las vértebras que fusionan el sacro y el coxis, todas las vértebras se conectan entre sí mediante discos intervertebrales que actúan como amortiguadores y hacen que la columna vertebral sea flexible.

Más artículos sobre mielopatía que te pueden interesar

Hernia cervical ejercicios para aliviar el dolor

Las palabras clave del artículo de hoy son tres: hernia cervical ejercicios. Y es que la hernia cervical es una patología demasiado común hoy en día, una afección que estropea la calidad de vida de jóvenes y de adultos y que necesitamos tratar lo antes posible de la manera más inocua y accesible: aprendiendo a hacer algunos ejercicios físicos que alivien la inflamación y el dolor. ¿A que suena bien? Pues vamos a ello.

Consejos para aliviar el vértigo y mareos de origen cervical

Los mareos cervicales son síntomas del dolor cervical producido por contracturas, tortícolis, e incluso una hernia discal. Se trata de una sensación de mareo e inestabilidad que pueden ir acompañados de cefalea y en menor medida de crisis de vértigos.

Mielopatía cervical: causas, síntomas y tratamientos

La mielopatía cervical es una enfermedad que afecta al conducto que contiene y protege la médula espinal a la altura del cuello y la parte alta de la espalda. Se trata de una compresión de la médula espinal que se sitúa en la zona del cuello.

Dolor cervical: síntomas, causas y tratamientos

Es el dolor que se localiza en la región cervical de nuestra columna cervical. Debido a ello es frecuente que aparezca el dolor, el entumecimiento o que se pueda sentir una especie de hormigueo en la zona. La cervicalgia puede sufrirse de manera puntual o ser un problema constante en este caso podríamos hablar de que se ha vuelto crónica.

jornadas icono hhp

JORNADAS CONTRA EL DOLOR

Inscríbase gratis a una Jornada de andulación en un centro de salud cerca de su localidad

Ver jornadas

fisio icono hhp

PLAN PERSONALIZADO

Servicio gratuito y permanente para ti y para tu familia por parte de un fisioterapeuta de HHP Spain

Saber más

vibracion icono hhp

TECNOLOGÍA AVANZADA

Descubre los 2 tratamientos en los que se basa la tecnología de andulación

Más información