Patología Problemas circulatorios

Problemas circulatorios

Descárgate la guía para saber más

GRATIS

Descargar Guía

Guía 4 formas de mejorar la circulación

Testimonios de clientes:

Información general sobre los problemas de circulación

Los problemas de circulación no son enfermedades propiamente dichas, sino un síntoma de otras enfermedades, como el endurecimiento de las arterias (arteriosclerosis). Los problemas de circulación provocan que el riego sanguíneo de ciertas regiones corporales u órganos ya no se realice o no se realice en su totalidad, según qué vaso sanguíneo y en qué medida esté afectado. En principio en cualquier vaso sanguíneo del cuerpo se puede dar este tipo de trastornos y como consecuencia una distribución insuficiente de oxígeno y nutrientes.

Causas de una mala circulación

causas y síntomas de los problemas circulatorios

Las causas de los problemas de circulación son numerosas. De esta forma una arteriosclerosis puede impedir que la sangre fluya correctamente debido a sedimentaciones dentro de las arterias. Asimismo, una embolia puede provocar problemas de circulación. En este caso el vaso sanguíneo se obstruye de repente a causa del material arrastrado por la sangre, como gotas de grasa o burbujas de aire. Otro de los motivos puede ser una inflamación de los vasos. En este caso, denominado vasculitis, los vasos sanguíneos enferman y se inflaman. Se puede distinguir una forma primaria y secundaria de este trastorno: la vasculitis primaria es una enfermedad autónoma de tipo reumático inflamatorio, mientras que la secundaria cursa con otras enfermedades inflamatorias. La hipertensión sanguínea y la diabetes a menudo van acompañadas de problemas de circulación. Aparte de las mencionadas enfermedades, algunos factores de riesgo también pueden provocar problemas de circulación, por ejemplo, el tabaco, el sobrepeso, la falta de ejercicio, el estrés y una alimentación abundante en grasas.

Síntomas de mala circulación

Los signos característicos de los problemas de circulación son sensación de frío, hormigueo y dolor. En el peor de los casos se puede llegar a producir la necrosis de la zona o el órgano que reciben un riego insuficiente. Sin embargo, la intensidad de cada síntoma por separado depende en gran medida de qué vasos sanguíneos están afectados. De esta forma los problemas de circulación en el intestino pueden provocar intensos dolores, mientras que por el contrario en el cerebro no necesariamente provocan dolor. A continuación se mencionan algunos ejemplos de los síntomas en diversas zonas del cuerpo: En el cerebro estos trastornos reducen las funciones cerebrales; esto se puede detectar, por ejemplo, por trastornos en la memoria y mareos. En el corazón se puede producir angina de pecho; en los riñones, hipertensión sanguínea y en los casos más graves incluso el fallo de uno o ambos órganos. Si la aorta se ve afectada, la consecuencia es un aneurisma de aorta. Los problemas de circulación en la zona pélvica pueden repercutir en el caso de los hombres en disfunción eréctil.

Más información sobre los problemas de circulación

Los trastornos del sistema circulatorio aumentan con el avance de la edad, pero también pueden aparecer en personas jóvenes. En cualquier caso, estos trastornos afectan a los hombres con mucha más frecuencia: la relación de frecuencia entre hombres y mujeres es de cuatro a uno. En general pueden afectar a cualquier vaso sanguíneo del cuerpo, sin embargo estos trastornos de la circulación se producen principalmente en las piernas.

Detalles

Circulación: imprescindible para la capacidad de funcionamiento

La sangre distribuye oxígeno y nutrientes al cuerpo entero, a cada una de las células de la cabeza a los pies. Si la circulación se ve perjudicada en una zona, las consecuencias son inmediatas, especialmente en lo que respecta al riesgo insuficiente de oxígeno: cuanto menos oxígeno reciba un órgano o un tejido, por ejemplo, un músculo, más mengua su capacidad de funcionamiento y de rendimiento. La capacidad de seguir funcionando con insuficiencia o ausencia de oxígeno difiere según el tipo de célula. Las células cerebrales sólo son capaces de sobrevivir unos pocos minutos en tales circunstancias. Las células del hígado o de los riñones pueden mantenerse hasta cuatro horas sin oxígeno y el corazón aguanta incluso durante varias horas.

Diagnóstico de mala circulación

La posible existencia de trastornos de la circulación se hace reconocible generalmente a causa de las típicas molestias como hormigueo o sensación de frío. El diagnóstico se puede confirmar mediante una serie de exámenes, como por ejemplo un examen por ultrasonidos. Estas pruebas permiten ver los estrechamientos u oclusiones de los mayores vasos sanguíneos. Los vasos sanguíneos menores se examinan con lo que se denomina una angiografía, que consiste en inyectar un medio de contraste radiográfico directamente en las arterias. Este medio llega a los vasos menores y hace reconocibles los estrechamientos y oclusiones de forma radiológica.

Diagnóstico y tratamiento de los problemas de circulación

La terapia de andulación ofrece una de las posibilidades más eficaces para tratar los problemas de circulación, con independencia de la zona corporal o el órgano que se vean afectados. Al acoplar las frecuencias de determinadas longitudes de onda al cuerpo, este procedimiento estimula intensamente el flujo sanguíneo, haciendo que en poco tiempo los trastornos de la circulación pasen a formar parte del pasado. La efectividad con que la terapia de andulación soluciona los problemas de circulación está suficientemente demostrada mediante investigaciones científicas y experimentos prácticos. La terapia de andulación se emplea en el sistema terapéutico de HHP. Infórmese ahora de los beneficios que puede proporcionarle el sistema de terapia a su cuadro de molestias.

Otras medidas

Movimiento específico

La actividad física estimula la circulación; se sabe de sobra, pero a menudo no se pone en práctica lo suficiente. Los problemas de circulación se pueden tratar de forma eficaz mediante un entrenamiento específico, por ejemplo, mediante marcha, natación y ciclismo; la fisioterapia también se puede emplear con resultados satisfactorios.

Tratamiento médico

Ciertos medicamentos, aunque no consiguen solucionar las causas, sin embargo pueden aliviar los síntomas de los problemas de circulación. Así, los llamados inhibidores de la agregación de trombocitos se utilizan para mejorar las propiedades de fluidez de la sangre; un ejemplo es el ácido acetilsalicílico (Aspirina). Asimismo, la prostaglandina estimula la circulación. Para mitigar el dolor se administran antirreumáticos no esteroideos, abreviado ARNS, u opiáceos como morfina.

Fisioterapia

Algunas aplicaciones de la fisioterapia han demostrado ser muy eficaces contra los problemas de circulación, por ejemplo, el baño carbónico. Algunos métodos del sistema de las curas de Kneipp resultan también útiles: baños de brazos calientes de ascensión progresiva, chorros alternantes y andar por el agua.

Intervenciones quirúrgicas

Si la causa del trastorno circulatorio es un coágulo sanguíneo, este se puede eliminar del vaso sanguíneo mediante anestesia local. Si sólo se han visto afectados tramos cortos de los vasos sanguíneos, estos se pueden dilatar mediante un catéter de balón. En este procedimiento, denominado vasodilatación, se puede emplear también un stent, que dilata de forma duradera el vaso sanguíneo y lo mantiene abierto. En ocasiones es necesario realizar una intervención en la que se despeja la sección estrechada del vaso sanguíneo y se elimina lo que ha provocado el estrechamiento. Aparte de este procedimiento, llamado desobliteración, se puede colocar un bypass, que forma, por decirlo así, un “desvío” en torno al lugar estrechado del vaso. Otros métodos para diagnosticar los problemas de circulación son la ecografía Doppler, la medición de la presión sanguínea, el electrocardiograma (ECG) y los exámenes de funcionamiento cardíaco y pulmonar.

¡Haz el test ahora!

CONTACTE CON SU ASESOR DE HHP

Solicite a uno de nuestros asesores toda la información sobre nuestros productos

Leer más

ANDULACIÓN EN CASA

¿No puede desplazarse? No hay problema. Le hacemos una demostración gratis en su casa.

Leer más

JORNADAS DE ANDULACIÓN

Inscríbase gratis a una Jornada de Andulación cerca de su localidad. Próximos eventos.

Leer más