RETENCIÓN DE LÍQUIDOS

Un linfedema es una inflamación visible en el tejido blando causada por una obstrucción en los canales linfáticos del organismo. Tal situación se produce por la acumulación de la linfa en los espacios intersticiales dentro del tejido celular subcutáneo. Por su parte, la linfa es un líquido que contiene glóbulos blancos, células que nos defienden contra los gérmenes.

El linfedema es especialmente común en brazos y piernas, en ocasiones afectando múltiples extremidades e incluso la zona facial. Se trata de una enfermedad relativamente rara, y es más común en mujeres que en hombres.

Descarga la guía con información sobre la retención de líquidos

Guía sistema lifático, cómo mejorarlo
Causas

Causas del linfedema

La causa de la retención de líquidos es siempre una acumulación de líquido en el tejido linfático. Existen varias razones por las que la linfa no se pueda drenar o que haya penetrado en demasiadas cantidades en el tejido, y estas también sirven para distinguir el linfedema primario del secundario.

El primario puede ser congénito y determinado genéticamente, o bien ocurrir de forma espontánea, y se da cuando el sistema de conductos y/o ganglios linfáticos de una zona tiene dificultades o es incapaz de transportar las proteínas grandes y otras moléculas para ser absorbidas de nuevo por el sistema venoso.
El secundario se produce siempre como consecuencia de otra enfermedad que hayan requerido cirugías o radioterapias con extirpación o radiación de los ganglios linfáticos, provocando una posterior anomalía en el proceso de drenaje. Otras causas de linfedema secundario son los accidentes, lesiones o infecciones, así como la erisipela.

Síntomas

Síntomas del linfedema

El linfedema primario se manifiesta típicamente con la hinchazón de los dedos de los pies, y a partir de ahí, avanza desde el tobillo hasta el muslo. En dos tercios de los casos se dará sólo en un lado del cuerpo. En los casos en que el linfedema primario se produce en los dos lados, generalmente se produce de forma asimétrica.

Por otro lado el linfedema secundario tiene síntomas completamente distintos, con inflamaciones debajo de las axilas o en las ingles provocadas por la acumulación de líquido. Sin embargo, los dedos de los pies y parte delantera del pie se mantienen mayoritariamente libres de hinchazón. Dependiendo de la zona donde se localice la causa del linfedema secundario, este se producirá solo en el lado correspondiente.

Tanto el linfedema primario como el secundario pueden provocar, en caso de evolución desfavorable, inflamaciones y, en el peor de los casos, a la ulceración de la zona afectada.

tratamiento icono

Diagnóstico y tratamiento del linfedema

De cara a diagnosticar un linfedema, la prueba que mayor información proporciona es la linfografía isotópica. Ésta proporciona unas imágenes denominadas gammagrafías del sistema linfático. Se trata de una alternativa que se encuentra dentro de la llamada medicina nuclear, que recurre a cantidades muy pequeñas de material radioactivo para diagnosticar o bien para tratar diferentes enfermedades.

En lo que se refiere al tratamiento, el grado, la intensidad y la duración del mismo, depende de la gravedad del linfedema. En su caso, el linfedema leve con inflamación menor generalmente requiere menos tratamiento que el linfedema en estadio más avanzado con inflamación evidente y fibrosis. Incluso en caso que el linfedema esté en un estadio más avanzado, hay buenas opciones para aliviar la inflamación y evitar que vaya en aumento.

El tratamiento que está actualmente considerado como más completo de cara a tratar el linfedema es la terapia física descongestiva compleja. Se trata de un conjunto de técnicas cuyo propósito es eliminar el edema y luego procurar normalizar la función del sistema linfático generando conductos “neurolinfáticos”.

Otras medidas para la retención de líquidos

Drenaje linfático

Se aplicará un drenaje linfático manual de cara a limitar la cantidad de líquido en los vasos linfáticos y así reducir el linfedema. Éste puede favorecer la circulación del líquido linfático para alejarlo del brazo o de la pierna. Además, varios tratamientos a base de masajes pueden ser beneficiosos para las personas con cáncer activo.

retencion de liquidos drenaje linfatico

Tratamiento de compresión

A través de la compresión, el edema linfático se puede reducir de manera eficaz y en ocasiones incluso ser eliminado por completo. Esto se hace mediante el uso de vendas de compresión. Éstas favorecen que el líquido linfático fluya fuera del miembro afectado. Se debe poner una prenda de compresión cuando realices ejercicio con el miembro afectado.

Fisioterapia

Se pueden realizar ejercicios de gimnasia especiales de cara a facilitar la desaparición a largo plazo de la linfa acumulada en las extremidades afectadas por el linfedema. Sin embargo, es importante que esta actividad fisioterapéutica se realice con frecuencia y durante un período de tiempo largo.

Ejercicios

Los ejercicios suaves en los cuales se mueve el miembro afectado pueden fomentar el drenaje del líquido linfático. Los ejercicios nos ayudarán a prepararnos para las actividades cotidianas. Los ejercicios no deben ser agotadores, aunque deben centrarse en una suave contracción de los músculos del brazo o de la pierna. Se podrán hacer con la ayuda de un terapeuta certificado en linfedema.

Cirugía

En los casos en que el linfedema sea muy grave, el médico puede considerar la cirugía para eliminar el tejido excedente del brazo o de la pierna para así disminuir la hinchazón.

Información

Más información sobre el linfedema

En la etapa temprana de la enfermedad el linfedema puede, en principio, ser revertido, así que este debería ser tratado lo antes posible.

Las etapas de un linfedema

Dependiendo de los síntomas que presenta el linfedema, este se puede dividir en cuatro etapas según su grado de severidad.

1. Etapa latente

Hay un daño primario o secundario en los vasos linfáticos y/o en los ganglios linfáticos. Como resultado, se reduce la capacidad de transporte de los vasos linfáticos. Sin embargo, todavía no existe un edema, sólo una inflamación transitoria.

2. Etapa reversible

Durante esta etapa, el linfedema se hincha bastante, especialmente por la noche, para luego volver a reducir su tamaño. Otra característica de esta etapa es que la hinchazón es todavía blanda y se puede presionar.

3. Etapa irreversible espontánea

Durante la tercera etapa, el linfedema se ha endurecido hasta el punto que ya no se puede presionar. El linfedema ya no disminuye su tamaño.

4. Elefantiasis

Durante la cuarta y última fase de la enfermedad, además de la hinchazón aparecen cambios más o menos pronunciados en la piel de la región afectada por el linfedema, como pueden ser quistes y fístulas. En los peores casos, la evolución del linfedema puede llevar a la elefantiasis, una hinchazón extrema de las extremidades afectadas.

El linfedema es tratable durante la primera y segunda etapa, como por ejemplo mediante un drenaje linfático, para ser eliminado por completo. Sin embargo, esto ya no es posible en las dos últimas etapas.

Más artículos sobre la retención de líquidos que te pueden interesar

¿Exceso de líquidos? Descubre cómo eliminarlos

Es necesario llevar una vida equilibrada en todos los sentidos. Esto nos evitará trastornos y afecciones que suelen ser muy molestas o restarnos calidad de vida. Es por lo que hoy en el blog de las personas que viven con dolor hablamos de cómo eliminar líquidos.

4 ejercicios sencillos para reducir la celulitis

Los ejercicios para la celulitis son grandes aliados a la hora de combatirla. Es por lo que hoy en El blog de las personas que viven con dolor te explicamos qué ejercicios puedes realizar para acabar con ella, y además algunos hábitos saludables.

Retención de líquidos: causas y tratamientos

La retención de líquidos puede afectar a cualquiera de nosotros. Es por lo que hoy en el blog de las personas que viven con dolor profundizamos en este trastorno y te damos las claves para tratarlo.

7 técnicas efectivas para mejorar la circulación

Cómo mejorar la circulación es una pregunta que no deberíamos dejar de hacernos. Una buena circulación sanguínea nos previene de la aparición de trastornos y enfermedades que a largo plazo pueden ser graves. Es por lo que hoy en el blog de las personas que viven con dolor mostramos técnicas efectivas para mejorar la circulación.

jornadas icono hhp

JORNADAS CONTRA EL DOLOR

Inscríbase gratis a una Jornada de andulación en un centro de salud cerca de su localidad

Ver jornadas

fisio icono hhp

PLAN PERSONALIZADO

Servicio gratuito y permanente para ti y para tu familia por parte de un fisioterapeuta de HHP Spain

Saber más

vibracion icono hhp

TECNOLOGÍA AVANZADA

Descubre los 2 tratamientos en los que se basa la tecnología de andulación

Más información